Opinión

Elegir entre comer o pagar la electricidad, las graves consecuencias de la subida de la luz

El precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista ha vuelto a dispararse, alcanzando un nuevo récord histórico de 132,65 euros por megavatio hora

Con la nueva factura de la luz la pobreza energética se dispara en nuestro país, este no es el camino

La factura de la luz sigue siendo mas cara, a pesar de la bajada del IVA

La OCU explica como ahorrar hasta 300 euros en la nueva factura de la luz


Hoy lunes, 6 de septiembre, el precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista ha vuelto a dispararse, alcanzando un nuevo récord histórico de 132,65 euros por megavatio hora (MWh).

Esto supone una subida del 24,76% respecto al registrado la semana anterior y un encarecimiento en la primera quincena del 43,7% con respecto al mismo periodo del año pasado, según los datos de Facua-Consumidores en Acción.

Con las tarifas aplicadas del 1 al 15 de agosto, el usuario medio pagará unos 27,85 euros más que el mismo mes del año pasado, cuando la factura se situó en torno a 63,77 euros.

Bajada del IVA

La bajada del IVA al 10% hasta diciembre, mientras el precio medio del megavatio hora esté por encima de los 45 euros, amortigua la subida en 9,16 euros. Si se siguiera aplicando el 21 %, el recibo habría alcanzado los 100,78 euros.

Con todo, se espera que estas cifras sigan subiendo, haciendo crecer cada día la factura de la luz de unos 10 millones de usuarios que se acogen al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC).

Subidas históricas que no se ven desde hace años

Facturas como estas no se veían desde que la borrasca Filomena dejara su huella en gran parte del país el pasado mes de enero, cuando el día 9 se alcanzó un máximo histórico de 121,24 euros/MWh.

Sin embargo, el precio medio del primer mes del año se quedó finalmente en los 60,16 euros el MWh, mientras que durante la primera quincena de junio se registró un precio medio de 81,5 euros/MWh, el dato más alto en toda la serie histórica. Desde septiembre de 2008, cuando el precio medio fue de 73 euros, no se habían visto tarifas tan elevadas.

Este año, septiembre se ha estrenado con otro nuevo récord en el precio de la luz, más de 132 euros el megavatio hora. Este jueves, pasó, por primera vez, de 140 euros. Somos, junto con Portugal, el país que más caro paga la electricidad en Europa, por debajo están Alemania o Francia.

Porqué está subiendo tanto el precio de la luz

El incremento en el precio de la luz en el mercado mayorista se debe a la fuerte revalorización del gas natural en los mercados internacionales y a la subida del CO2.

Por otro lado, los precios del mercado de emisiones también han sufrido un importante incremento, de en torno al 100 %, en tan solo seis meses. Así, si antes lo normal es que el precio oscilara entre los 25 y los 30 euros la tonelada, actualmente este rango está alrededor de los 50-55 euros.

Todo esto afecta a los precios diarios de la electricidad en Europa y supone una subida de unos 10 euros/MWh. Se experimenta una subida del 20% en el mercado mayorista.

Esto se ha sumado al verano, con el incremento de la demanda eléctrica derivada de las altas temperaturas, que ha incluido, a su vez, en el precio de la factura de la luz de los españoles.

Cómo afecta a las familias de recursos medios en toda España

Ante esta subida del precio de la luz, miles de familias han sido incapaces de hacer frente al incremento desorbitado de la factura de la luz en los últimos meses.

El Gobierno aprobó en marzo de 2020 una moratoria en los cortes de suministros de las personas más vulnerables, con relación a la pandemia por el coronavirus, que ha ampliado hasta el 31 de octubre, pero las familias que están incurriendo en impago han continuado aumentando su deuda.

A día de hoy, muchas son las familias que deben elegir entre comer o pagar la factura de la luz. Familias que llevan meses acumulando deudas, y que, en el momento que la moratoria finalice, comenzarán con la cuenta atrás hasta que les corten el suministro de la luz.

Y es que, debemos de tener en cuenta dos carencias importantes que dan lugar a esta grave situación: la poca actuación por parte del Gobierno ante los abusivos precios de las empresas eléctricas, y la escasa red social con subvenciones y ayudas realmente efectivas destinadas al pago de las facturas.

Ya no son solo las personas y familias vulnerables

Los perfiles de aquellas personas faltan de recursos con dificultades para hacer frente a sus gatos cada vez son más amplios y diferentes.

La pandemia ha incrementado el número de personas en desempleo, en ERTE, o que se enfrentan a una bajada de horas en su jornada laboral, lo que les impide sin más remedio a cumplir con los pagos, no solo derivados de la luz, sino del agua, el gas, alimentación, higiene, etc.

No podemos olvidar que, si bien el contar con electricidad en el hogar es básico para todas las personas, para ciertos hogares, resulta vital e imprescindible, ya que, muchas personas dependen de respiradores y maquinaria a la que se encuentran conectados, debido a su condición de salud.

Sin tener en cuenta ni el clima

En cuanto a la climatología, nos hemos enfrentado a un verano caluroso, donde hemos tenido que elegir entre poner una lavadora, o encender el aire acondicionado o el ventilador.

Pronto llegará el frío, y muchos hogares tendrán que prescindir de la calefacción ante los precios desorbitados de la factura. Hogares con personas enfermas, dependientes, mayores, menores, con discapacidad, etc.

El problema es que, ante tal evidencia, vemos cómo las grandes eléctricas continúan engordando nuestras facturas sin que el Gobierno haga algo para impedirlo y proteger a la ciudadanía.

Aunque, según las ultimas declaraciones al respecto del presidente del Gobierno Pedro Sánchez, se ha comprometido a bajar la factura de la luz antes de que acabe este año y de que en este ejercicio no se pague más por la luz que en 2018. Por lo que tendremos que estar atentos a los posibles futuros cambios, tan necesarios.

Enlaces de interés

Tamara López

Graduada en Trabajo Social. Máster en Educación Social y Animación Sociocultural.
Botón volver arriba