Abuso sexual infantil: ¿Cómo prevenirlo?
Infancia y Juventud

Abuso sexual infantil: ¿Cómo prevenirlo?

Es importante hablar con ellos acerca de esta problemática, de una forma en la que puedan comprenderla sin asustarse.


Desde el momento en el que nuestros hijos nacen, están expuestos a este y otros tipos de peligros. Sin embargo, alarmarnos y sobreprotegerlos también puede resultar nocivo para ellos. Debemos ser conscientes de que no vamos a poder supervisarlos todo el tiempo y que tenemos que aprender a delegar el cuidado en otras personas.

Por eso, es importante hablar con ellos acerca de esta problemática, de una forma en la que puedan comprenderla sin asustarse.

¿Qué se considera abuso sexual infantil?

El abuso sexual infantil consiste en involucrar a un niño/a en actividades sexuales para las cuales no está preparado en términos de su desarrollo, no comprende en su totalidad y que viola las leyes y las normas sociales.

Según los datos disponibles, se estima que uno de cada cinco niños en Europa puede ser víctima de alguna forma de violencia sexual antes de cumplir los 18 años. Una cifra bastante significativa y que debemos, entre todos, intentar que desaparezca

Con frecuencia, las víctimas se refugian en el silencio al experimentar sentimientos de vergüenza, miedo y culpabilidad. Algunas de estas víctimas son tan jóvenes que ni siquiera son conscientes de lo que les está sucediendo y en numerosas ocasiones, no saben a quién recurrir para pedir ayuda.

¿Cómo darnos cuenta si un menor está sufriendo abusos?

Los signos que te pueden ayudar a detectar esta situación suelen ser las siguientes:

  • Su comportamiento cambia: está más alterado, callado o triste.
  • Sus dibujos y lenguaje tienen un carácter sexual que no corresponde a su edad.
  • Excesiva higiene o descuido absoluto sobre sí mismo.
  • Dificultades para dormir o pesadillas.
  • Falta de apetito.

Consecuencias del abuso infantil

La más importante es que el abuso sexual altera la visión que el niño tiene sobre sí mismo, los otros y el mundo que los rodea. Algunas de las consecuencias que se pueden dar son las siguientes:

Cambia la visión de sí mismo: Se percibe como culpable, lo que lo lleva a verse como alguien malo, sucio, indigno del cariño de los demás. Siente vergüenza.

Se daña la autoestima: el niño comienza a sentirse distinto al resto de los niños de su edad. Se puede sentir inferior y no se considera suficiente.

Falta de confianza en los demás: Creen y asumen que el contacto físico y la intimidad emocional son peligrosos, y se muestran reticentes con los demás.

Consejos para padres para prevenir el abuso sexual en sus hijos

Si eres padre o madre, o tienes como familiar a un menor, estos consejos te van a ayudar mucho a prevenirlo:

  1. Comienza a hablarle pronto sobre las partes de su cuerpo: Usa los nombres propios de las partes del cuerpo y enséñales cómo están formadas, con total naturalidad.
  2. Dale a entender que algunas partes de su cuerpo son privadas: Cuéntale que hay partes del cuerpo que no deben ser vistas por todas las personas y recuérdale a diario que su cuerpo es suyo.
  3. Tómate un tiempo en conocer a las personas que rodean a tus hijos: Es conveniente que sepas quiénes son sus amigos, sus profesores, los padres de los niños a los que visitan con frecuencia y cualquier persona con la que tenga relación de forma habitual. De esta forma, tendrás una idea más clara del contexto con el que conviven tus hijos y podrás delegar los cuidados en aquellas personas en quienes confías.
  4. Hablar sobre sexualidad desde edades tempranas: es necesario que aprendan algunas nociones básicas acerca de esta faceta de la vida. Educar a niños en este tema no es perjudicial para ellos a ninguna edad, al contrario.
  5. Ayúdale a establecer límites: Desde pequeños, los niños deben saber que nadie debe tocar sus partes privadas ni pedirles a ellos tocar las de alguien más. Debemos hacer valer su voluntad y ser consecuentes con nuestros mensajes todo el tiempo.

Si se produce el abuso, ¿dónde buscar ayuda?

Después de identificar el problema, es necesario buscar ayuda para afrontar la situación de la mejor forma posible. En este sentido, siempre se debe acudir a los servicios oficiales.

Dentro de los organismos encargados de brindar ayuda en estos casos destacan los siguientes:

  • Servicio de emergencia nacional.
  • Unidad de delitos sexuales.
  • Fiscalía de Menores.
  • Comisaría de Policía.
  • Clínicas y hospitales.

Laura Castilla

Asesora Sociolaboral
Botón volver arriba