¿Es posible obtener una incapacidad permanente por alergias?
Incapacidad

¿Es posible obtener una incapacidad permanente por alergias?

La incapacidad permanente por padecer alergia no es común pero sí puede darse en algunos casos.


La incapacidad permanente por padecer alergia no es común pero sí puede darse en algunos casos.

En este artículo vamos a ver cómo la alergia puede ser motivo de incapacidad permanente.

¿Cuándo se produce la incapacidad permanente en personas con alergia?

Existen diferentes circunstancias en las que el INSS puede reconocer una pensión de incapacidad permanente por alergia, aunque no es habitual.

Y es que existen muchas profesiones en las cuales se está en contacto con diferentes sustancias que pueden producir alergia.

En lo que respecta a la contingencia, deberá tratarse como enfermedad profesional, aunque también existen casos determinados como enfermedad común.

En cuanto a la gravedad de la alergia, puede ser muy variada. Puede ir desde una simple reacción hasta la anafilaxis. Y ello determinará el grado en la incapacidad permanente.

Grados en la incapacidad permanente por alergia

Incapacidad Permanente Parcial

Se da cuando el trabajador puede realizar su actividad laboral, pero con mayor dificultad, pudiendo acreditar una disminución del rendimiento de trabajo superior al 33%.

Disminución que se produce por estar en contacto con un alérgeno.

Incapacidad Permanente Total

Suele reconocerse a profesionales que al encontrarse en contacto con los alérgenos le causan fuertes alergias o reacciones de manera que no pueda realizar las tareas encomendadas por la empresa.

Si quieres recibir mas artículos como este, síguenos en redes: Facebook, Telegram, Twitter, Instagram y Google Noticias.

Las alergias laborales

Las alergias laborales son aquellas en las que el sistema inmunológico funciona de manera inadecuada generando una reacción adversa por haber estado expuesto a sustancias que han sensibilizado a nuestro cuerpo (alérgenos) en nuestro entorno de trabajo.

Hay muchas personas alérgicas que experimentan que sus síntomas se agravan durante la jornada laboral, y que éstos disminuyen durante los días libres, fines de semana o vacaciones.

¿Cómo diagnosticar una alergia laboral?

El procedimiento es bastante sencillo.

El primer paso es acudir a nuestro médico de familia y explicar nuestros síntomas para que pueda valorar el derivarnos a un especialista que pueda hacer un estudio completo.

El segundo paso es recabar información sobre los productos presentes en la empresa y los procesos de producción.

Información adicional

Laura Castilla

Asesora Sociolaboral
Botón volver arriba