Diez preguntas incomodas frecuentes en una entrevista de trabajo


En la entrevista nos enfrentaremos a diferentes tipos de preguntas; personales, sobre la experiencia, sobre la personalidad… Alguna de ellas nos pueden hacer sentir incomodos o la respuesta nos puede costar más, os dejamos algunas de ellas a continuación.

1. ¿Cuáles son los puntos fuertes?

Deberás mostrar cuáles son tus puntos fuertes, en aquellas cualidades que tengan que ver con lo personal y lo profesional. De ahí la importancia de analizarse a uno mismo y preparar la entrevista de trabajo.

Mencionaremos aquellas cualidades que más tengan que ver con el puesto al que estamos optando, puedes mencionar ejemplos en los que demostraste habilidades de comunicación, lealtad, orientación a resultados, sacrificio, etc. Al menos ten en mente tres virtudes que quieras mencionar.

Estas son las cualidades o competencias clave transversales más buscadas en un candidato:

2. ¿Cuáles son sus debilidades?

No es fácil hablar de las debilidades que tenemos, debemos pensar como expresarnos en esta respuesta, es habitual bloquearse, mencionaremos defectos que menos relación tengan con el puesto, mencionaremos debilidades que se puedan convertir en virtudes, como ser un poco lento para que las actividades que realices queden perfectas o ser muy insistente para llegar al objetivo.

Debemos comentar que, aunque sepamos cuales son nuestros defectos, también sabemos la forma de como solventarlos y conseguir los objetivos de nuestro puesto de trabajo. Es importante no decir los defectos como algo que no sabemos cómo resolver y que no pensamos mejorarlos o cambiar. “saber delegar las tareas, y que a través del trabajo en equipo he ido mejorando”.

Esta es una de las preguntas que normalmente suelen acerté, debes llevarla ya preparada, para no causar la impresión equivocadamente de no saber que decir ante está cuestión, así convertir los puntos débiles en oportunidades.

3. ¿Por qué quieres trabajar en esta empresa?

Debes hacer una investigación previa de la empresa y del puesto de trabajo al que optas. Debes destacar aquellos aspectos positivos de la empresa, como su importancia y reputación, su crecimiento, lo que te aportará el trabajar en ella, mostrar que existe un interés real por trabajar en esta y no en otra empresa cualquiera del mismo sector.

4. ¿Qué cosas de su anterior trabajo no le gustaban?

Es importante que en este punto no declinemos la respuesta a quejas y malos momentos de la antigua empresa, criticando a los compañeros.

De entre las preguntas trampa de una entrevista, esta es una de las que más se repiten. Así que procura que no te pillen, y habla sobre aspectos generales que no te gustaban, es mejor enfocar la respuesta, argumentando la monotonía del puesto de trabajo, la dificultad para desplazarte hasta allí, o la imposibilidad de ascender y alcanzar nuevas metas.

5. ¿Qué es lo que más le molesta de sus compañeros?

No debemos nombrar muchas quejas, porque si no parecerá que nos molesta todo, tendremos pensadas algunas respuestas como, el desorden, la impuntualidad, la falta de atención…

6. ¿Qué salario espera cobrar?

Cuando nos encontramos en el acto de la entrevista, es una de las preguntas que no debemos hacer hasta que el candidato mencione este tema, la retribución puede ser variable, dependerá de las responsabilidades, en el estudio previo de la Empresa deberíamos haber investigado el rango de retribución para el puesto, así saber más o menos con que nos encontramos, es mejor expresar rangos anuales y no cifras concretas.

7. ¿Qué llevaría si fuera a una isla desierta?

Es una de las preguntas que te añade presión y te desconcierta, quizás quieran probar tus nervios. Así que, aunque te resulte difícil, demuestra que no te vienes abajo con facilidad.

Yo mismo en mi primera entrevista, me quedé en blanco porque no me había preparado nada parecido a este tipo de preguntas. Así que te aconsejo que te lo prepares, para poder pensar rápido y responder de forma ordenada, trata de explicar que nunca te has visto en esa situación pero que intentarías llevar elementos para tu supervivencia, oxígeno, comida, elementos para hacer fuego…

8. ¿Considera que este puesto de trabajo es adecuado para usted?

El entrevistador quiere saber la formación que disponemos, si estamos a la altura o por lo contrario nos falta formación, el CV debe ajustarse a esta realidad, debemos exponer interés por el puesto.

Demostraremos los puntos fuertes de la experiencia profesional o los estudios que hemos realizado, nos pueden preguntar sin nos vamos a ir si nos sale algo mejor o por lo contrario pensamos permanecer en la empresa, debemos mostrarnos ilusionados por el puesto y que pueden confiar en ti.

9. ¿Por qué nos conformábamos en el otro empleo, si las condiciones no eran buenas?

A veces las empresas se conocen entre sí, y la retribución de los trabajadores, esta respuesta debemos dejar ver las cosas positivas que tenía, la forma de aprender, los horarios flexibles, experiencia…

10. ¿Qué metas tienes para el futuro?

Siempre es mejor contratar a un candidato que tiene ambición, un plan para su vida, y que tiene metas y expectativas tanto laborales como personales, o si nos dejamos llevar por el ritmo de vida sin ninguna meta a medio y largo plazo.

Nos centraremos en metas laborales y de seguir adquiriendo formación, pero que no sean metas idealizadas. Concretaremos con la realización de algún curso, master, idiomas, y asumir responsabilidades y puestos de mayor envergadura.

Pablo Paredes

Sobre Pablo Paredes

Trabajador Social - Orientador Laboral