Derecho laboral

Trabajar bajo las olas de calor y el calor extremo: medidas de prevención

Las olas de calor se multiplican, con temperaturas excepcionales que suponen un importante riesgo para la salud, por lo que los sindicatos urgen a no trivializar y tomar medidas preventivas


En la península estamos empezando a tener la primera ola de calor extremo que coincide con el inicio de verano. Es cierto que estamos acostumbrados a recibir este tipo de olas de calor tan extremas, pero de lo que no somos conscientes es que son uno de los riesgos naturales más peligrosos que existen para la salud de los seres vivos.

Uno de los datos más llamativos es que en el año 2003 un hecho como el que estamos viviendo estos días causó 70.000 fallecimientos y según los científicos, catorce de los quince años más calurosos de los que existen registros han tenido lugar en este siglo, por causa del cambio climático.

¿Cómo afecta una ola de calor en nuestro cuerpo?

Nuestro cuerpo reacciona frente al calor principalmente aumentando el flujo sanguíneo hacia la superficie cutánea y sudando, por lo que cuando existe un estrés térmico (como es una ola de calor) es debido a que los medios de los que dispone el organismo para controlar esa temperatura empiezan a fallar.

Se debe considerar que el riesgo es elevado cuando las temperaturas superan los 30º C a la sombra. El riesgo se acrecienta cuando se supera el 70 % de humedad. Asimismo, cuando las temperaturas nocturnas están por encima de los 25º C.

¿Cuáles son los trabajos a los que más afecta las olas de calor?

Principalmente los trabajos de campo, es decir los trabajos agrícolas. Pero no debemos olvidar que los trabajos relacionados con la construcción u obras publicas o como los trabajos de astilleros o trabajos de playas el riesgo es mucho mayor ya que desarrollan una actividad laboral que está marcada por las horas existentes del sol.

Este tipo de trabajos no solo afecta al esfuerzo que se realiza en sí sino que también puede afectar a la tensión térmica de nuestro cuerpo ya que se debe de llevar un tipo de ropa o equipo de protección especializado para ello con el fin de que disminuyan u obstaculicen el tener un mayor aumento de la temperatura corporal.

En estos casos, todas las empresas están obligadas a proporcionarles a sus trabajadores las herramientas y equipaje necesario para poder desempeñar el puesto de trabajo sin ningún tipo de percance. Por lo que se les recuerda que si no cumplen correctamente la ley de prevención de riesgos laborales se pueden denunciar y con ello abrir un expediente sancionador y de inspección.

¿Cómo podemos prevenir el estrés térmico en el trabajo?

Debemos tener presente que el proceso de aclimatación del cuerpo suele durar entre 7 y 14 días, es decir, el cuerpo se va adaptando a realizar una determinada actividad física en condiciones ambientales calurosas. Para ello, se debe:

  • Organizar el trabajo de forma diferente. Lo ideal es empezar la jornada lo antes posible y evitar las horas centrales, especialmente en esta época del año, donde los días son más largos.
  • Evitar los trabajos en solitario, especialmente si son pesados, en las horas centrales del día. Si es posible, es importante habilitar sombras, pero, si por la naturaleza del trabajo no es posible, aumentar las pausas y los descansos, no solo para hidratarse, sino para protegerse del sol.
  • Establecer rotaciones para trabajar en el exterior, de manera que no pasen varias horas expuestas al sol en plena ola de calor.
  • Aumentar las pausas de forma mucho más frecuente para la hidratación obligatoria, que tiene que ser con agua.
  • La empresa debería proporcionar zonas de descanso adecuadas, con medios para refrescarse como duchas o que faciliten el descenso de la temperatura corporal.
  • Es necesario proteger la cabeza con gorros o sombreros, evitando la sobreexposición al sol. También es importante utilizar cremas solares para evitar quemaduras de piel. En este sentido, la ropa tiene que ser amplia, ligera y de color claro.
  • Disponer de las medidas necesarias para poder actuar en caso de emergencia, con agua fría o hielo, para poder enfriar a la persona que ha sufrido un problema.

¿Qué puede ocasionar una ola de calor en el ser humano?

  • Sincope: se produce al estar de pie e inmóvil durante mucho tiempo en sitio caluroso, cuando no llega suficiente sangre al cerebro.
  • Agotamiento por calor: en condiciones de estrés térmico sin descansar o sin beber agua la temperatura corporal puede llegar a los 39ºC.
  • Golpe de calor: Se caracteriza por un aumento de la temperatura por encima de los 40º C; piel seca y caliente; pulso rápido y probable aparición de convulsiones. Es muy poco frecuente que ocurran.

En definitiva, es recomendable que las empresas se actualicen y estén pendiente de las novedades relacionadas con la seguridad y protección de sus trabajadores ya que no llevar el reglamento correctamente en vigor puede conllevar a multas y sanciones bastante graves.

Belén Romero Escolano

Trabajadora Social
Botón volver arriba