Derecho laboral

Todas las claves para entender tu nómina y saber si es correcta

La nómina es una factura y, como tal, hay una serie de datos que deben aparecer y que sirven para identificar a la empresa y a ti como trabajador

Garantía de indemnidad laboral: todas las claves

Estas son las indemnizaciones en caso de despido

Mi empresa quiere que firme mi baja voluntaria ¿qué hago?: lo primero NO firmes


Es muy común que hoy en día muchos trabajadores aún tengan dudas en relación a los conceptos que se integran en su nómina.

Si eres trabajador y te resulta difícil descifrar tu nómina a fin de mes, este artículo te interesa.

¿Qué es la nómina?

La nómina es un documento que la empresa entrega a sus trabajadores y que refleja una serie de conceptos que es necesario comprender y entender para saber si el salario es el pactado y si las retenciones aplicadas son las adecuadas.

Partes de la nómina

La nómina se compone de las siguientes partes:

Encabezado

La nómina es una factura y, como tal, hay una serie de datos que deben aparecer y que sirven para identificar a la empresa y a ti como trabajador, ante el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), la Seguridad social y la Agencia Tributaria:

En la parte de la empresa aparece:
  • Denominación social
  • Domicilio fiscal
  • Código de la cuenta de cotización de la Seguridad Social.
En la parte del trabajador:
  • Nombre y apellidos
  • Número de afiliación a la seguridad social
  • Categoría profesional
  • Antigüedad en la empresa

En el encabezado debe aparecer, además, el período de liquidación.

Devengos

Los devengos son los ingresos que recibes. Se clasifican en dos categorías:

  • Percepciones salariales: son las cantidades que te entregan como retribución a tu trabajo, que es lo que da lugar al salario bruto. Y ente apartado encontramos:
  1. Salario base: Salario mínimo que marca tu convenio colectivo.
  2. Complementos salariales: primas de productividad, horas extraordinarias, gratificaciones extraordinarias.
  • Percepciones no salariales: Son esos bienes y servicios que recibes de la empresa pero que no tributan como salario. No tienen deducción de IRPF y, algunas de ellas, tampoco cotizan a la Seguridad Social. Ejemplo de ello, nos encontramos:
  1. Indemnizaciones o suplidos: plus de transporte, dietas (manutención y alojamiento), gastos de locomoción (gastos que realizas cuando te tienes que desplazar de tu centro de trabajo a otro para el desarrollo de tu actividad), gastos de material de trabajo.
  2. Prestaciones o indemnizaciones de la Seguridad Social (incapacidad temporal o desempleo).
  3. Mejoras voluntarias.
  4. Indemnizaciones por traslados, suspensiones o despidos.
Deducciones

Comprenden los pagos que hace el empresario a la Seguridad Social para cubrir una eventual baja por incapacidad, tu futura pensión o tu seguro de desempleo y que se restan de tus ingresos. Es decir, de los descuentos que se realizan al salario bruto, por lo que, al aplicarlos, se obtiene el salario neto.

Las principales deducciones que podrás ver en tu nómina son:

  • Las aportaciones del trabajador a la seguridad social y conceptos de recaudación conjunta (contingencias comunes, desempleo o incapacidad temporal).
  • IRPF.
  • Anticipos.
Líquido a percibir

Es el salario neto; el que realmente la empresa va a transferir a tu cuenta. Se calcula restando del total devengado la cantidad que hay que deducir.

Firma y sello

En la parte de debajo de tu nómina tiene que aparecer también un bloque en el que la empresa, incluya su firma y/o sello, que vendrá acompañado por la fecha de entrega de la nómina y un espacio para el llamado ‘recibí’, donde el trabajador tiene que firmar y poner la fecha en la que lo ha recibido.

Información adicional

Laura Castilla

Asesora Sociolaboral
Botón volver arriba