Derecho laboral

Todas las claves para entender los apartados de tu nómina

La nómina es una factura y, como tal, hay una serie de datos que deben aparecer y que sirven para identificar a la empresa y a ti como trabajador, ante el SEPE, la Seguridad social y la Agencia Tributaria


La nómina es uno de los documentos más importantes de nuestra vida profesional, pero hay veces que pueden surgir dudas a la hora de analizarla, ya que hay conceptos que no están del todo claros.

En este artículo vamos a ver cada una de las partes de las que se compone una nómina para que la próxima nómina que te entreguen la entiendas a la perfección.

Encabezado de la nómina

La nómina es una factura y, como tal, hay una serie de datos que deben aparecer y que sirven para identificar a la empresa y a ti como trabajador, ante el SEPE, la Seguridad social y la Agencia Tributaria:

  • En la parte de la empresa: denominación social, domicilio fiscal y código de la cuenta de cotización de la Seguridad Social.
  • En la parte del trabajador: nombre y apellidos, número de afiliación a la Seguridad Social, categoría profesional y antigüedad en la empresa.

Período de liquidación

Debajo del encabezado suele venir indicado el período al que se refiere esa nómina. Debe de indicar a qué mes se corresponde esa nómina y a qué días dentro de ese mes.

En este aspecto, la nómina puede indicarlo de 3 formas distintas:

  1. Todos los meses de 30 días, independientemente de si tienen 31 o 28.
  2. El número de días naturales de ese mes que se han trabajado.
  3. El número de días laborales que efectivamente se ha trabajado ese mes (22 días).

Devengos

Se clasifican en percepciones salariales y percepciones no salariales.

Percepciones salariales: son las retribuciones que recibe el trabajador por sus servicios. Siempre tiene que estar compuesto por el salario base.

Se entienden como complementos salariales:

  • Primas de productividad
  • Horas extraordinarias
  • Gratificaciones extraordinarias

Percepciones no salariales: son esos bienes y servicios que recibes de la empresa pero que no tributan como salario. No tienen deducción de IRPF y, algunas de ellas, tampoco cotizan a la Seguridad Social.

Se engloban dentro de este concepto:

  • Indemnizaciones o suplidos: plus de transporte, dietas, gastos de locomoción, gastos de material de trabajo.
  • Prestaciones o indemnizaciones de la Seguridad Social.
  • Mejoras voluntarias.
  • Indemnizaciones por traslados, suspensiones o despidos.

Si quieres recibir mas artículos como este, síguenos en redes: Facebook, Telegram, Twitter, Instagram y Google Noticias.

Deducciones

Comprenden los pagos que hace el empresario a la Seguridad Social para cubrir una eventual baja por incapacidad, tu futura pensión o tu seguro de desempleo y que se restan de tus ingresos.

Las principales deducciones que aparecen en tu nómina son:

  • Las aportaciones del trabajador a la seguridad social y conceptos de recaudación conjunta (contingencias comunes, desempleo o incapacidad temporal).
  • IRPF.
  • Anticipos.

Líquido a percibir

Es el salario neto, el que la empresa te va a ingresar en tu cuenta bancaria.

Firma y sello

En la parte de debajo de tu nómina tiene que aparecer también un bloque en el que la empresa, incluya su firma y/o sello, que vendrá acompañado por la fecha de entrega de la nómina y un espacio para el llamado “recibí”, donde el trabajador tiene que firmar y poner la fecha en la que lo ha recibido.

Laura Castilla

Asesora Sociolaboral
Botón volver arriba