Derecho laboral

Garantía de indemnidad laboral: todas las claves

La garantía de indemnidad protege al trabajador frente a las represalias de su empresa por ejercitar sus derechos laborales.

Mi empresa quiere que firme mi baja voluntaria ¿qué hago?: lo primero NO firmes

¿Despido nulo o improcedente? Significado, consecuencias y cómo reclamar

Cómo denunciar ante la Inspección de Trabajo: requisitos y trámites


La garantía de indemnidad protege al trabajador frente a las represalias de su empresa por ejercitar sus derechos laborales.

En este artículo vamos a ver qué es eso de la indemnidad laboral, dónde se encuentra regulada, reclamaciones protegidas por el principio de indemnidad, las represalias más frecuentes de las empresas y la carga de la prueba en este tipo de situaciones.

¿Qué es la indemnidad laboral?

La indemnidad laboral es el concepto legal que protege a los trabajadores que emprenden acciones en busca del ejercicio de sus derechos laborales contra represalias de los empleadores.

Es una herramienta que tiene por objetivo prevenir los efectos del abuso de poder frente a los empleados, por parte de los empresarios y empleadores.

Lo que se pretende es proteger a los trabajadores frente a las actuaciones judiciales y actos previos tendientes a salvaguardar sus derechos contractuales.

Normativa que regula la indemnidad laboral

Pues bien, el artículo 24 de la Constitución Española establece que todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión.

Por su parte, el Estatuto de los Trabajadores establece, en su artículo 17.1, la garantía de indemnidad y el derecho a la tutela judicial en concordancia con la Constitución Española. Se declara la nulidad de las decisiones del empleador que suponen tratos desfavorables motivados por una reclamación.

Reclamaciones protegidas por el principio de indemnidad

Las reclamaciones protegidas por la garantía de indemnidad son las siguientes:

  • Toda acción que tenga por objetivo reclamar sus derechos.
  • Aquellas presentadas por vía oral, escrita, con documentación y denuncias ante la Inspección de Trabajo o demanda judicial.

Quedan excluidas aquellas reclamaciones que se consideran de mala fe o demandas de derechos mínimos por parte del trabajador.

Represalias más frecuentes de las empresas

Una represalia es una acción por parte del empresario, que se interpreta como una venganza frente a los trabajadores que reclaman sus propios derechos. Las más importantes son las siguientes:

  • Despidos.
  • Acoso laboral que genera una situación de estrés debido a las humillaciones públicas e impulsan la decisión de una baja voluntaria.
  • Extinción de contratos temporales.
  • Cambios de centros de trabajo, se ordenan traslados a otras sedes con la dificultad en los traslados y obligan a una baja voluntaria.
  • Sanciones disciplinarias con empleo y sueldo o amonestaciones verbales o escritas, sin sanción.
  • Eliminación de los cargos de responsabilidad o alteraciones en sus funciones habituales.

Carga de la prueba en estas situaciones

Si se decide acudir al procedimiento judicial, es importante saber a quién les corresponde una responsabilidad respecto a los documentos probatorios:

  • Trabajador: debe presentar indicios que permitan generar una sospecha razonable de las represalias por parte del empleador.
  • Empresario: debe probar que sus medidas no están basadas en las reclamaciones del trabajador. Es decir, se trataría de demostrar que no tiene nexo causal un hecho con otro.

Información adicional

Laura Castilla

Asesora Sociolaboral
Botón volver arriba