Derecho laboral

Despido disciplinario: ¿puedo cobrar el paro o tengo que acudir a los Tribunales?

El despido disciplinario es la decisión del empresario de poner fin a una relación laboral cuando el trabajador incumple de forma grave y reiterada sus obligaciones laborales.


El despido disciplinario es la decisión del empresario de poner fin a una relación laboral cuando el trabajador incumple de forma grave y reiterada sus obligaciones laborales.

Se trata de una forma de extinción de la relación laboral por hechos graves realizados por el propio trabajador. Pero, en caso de despido disciplinario, ¿tiene el trabajador derecho a cobrar el paro o deberá acudir a los Tribunales?

En este artículo recordamos en qué consiste el despido disciplinario y damos respuesta a esta cuestión. Sigue leyendo porque si estás en esta situación de despido, este artículo te interesa.

¿En qué consiste el despido disciplinario?

Se produce el despido disciplinario cuando un trabajador ha cometido una o varias faltas en su puesto de trabajo, de tal gravedad que justifican el despido.

En este caso, el trabajador no recibe ninguna indemnización, únicamente tiene derecho a recibir el finiquito, generalmente con la parte de la nómina de los días que ha trabajado y aún no ha cobrado, con las vacaciones que ya ha devengado y no ha cobrado, y la parte proporcional de las pagas extraordinarias que le corresponden hasta ese día.

Para que tenga lugar un despido disciplinario han darse una serie de requisitos:

  1. Tiene que hacerse por escrito.
  2. Indicar los hechos que motivan el despido de forma clara y extensa.

¿Se puede pedir el paro después de un despido disciplinario?

La respuesta es sí. El trabajador puede solicitar el paro presentando el certificado de empresa y la carta de despido disciplinario, sin necesidad de tener que acudir a los Tribunales.

Requisitos para cobrar el paro en el despido disciplinario

El trabajador que sea despedido por razones disciplinarias deberá cumplir los siguientes requisitos para cobrar el paro:

  1. Haber cotizado al menos 360 días antes del cese del último contrato.
  2. Estar inscrito como demandante de empleo en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).
  3. Estar dado de baja en el Registro de la Seguridad Social.
  4. Estar en situación activa de búsqueda de empleo y a disposición de los servicios públicos de empleo para cursos y controles.

¿Cómo puedo pedir la prestación por desempleo?

Para pedir la prestación por desempleo, lo primero que tienes que hacer es solicitar cita previa en el SEPE. Posteriormente, deberás aportar la siguiente documentación:

  • DNI del solicitante y de los hijos a su cargo.
  • Solicitud de la prestación.
  • Libro de Familia.
  • Carta de despido disciplinario.
  • Certificado de empresa.

Enlaces de interés

Laura Castilla

Asesora Sociolaboral
Botón volver arriba