Consultas

Estando de baja por depresión o ansiedad ¿me pueden despedir?

¿Se puede obtener la incapacidad permanente por ansiedad?

Me acaban de despedir ¿cuáles son mis derechos y mis obligaciones?

Como solicitar la incapacidad permanente por depresión


Más de la mitad de los españoles afirma que su estado emocional y su salud mental han empeorado desde el inicio de la pandemia. Y algo más de un tercio confiesa que en lo que va de 2021 no solo no han mejorado, sino que se han deteriorado aún más. Lo que sitúa a España como el cuarto país del mundo en el que más ha empeorado la salud mental en el 2021. Según un estudio realizado por Ipsos para el Foro Económico Mundial.

Actualmente, está cobrando una mayor popularidad y el debate está en el aire. Sobre todo desde que la gimnasta olímpica Simone Biles anunciase su retirada de algunas de las pruebas en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 para «centrarse en su salud mental».

Y es que, la salud mental ha sido durante décadas la gran olvidada. Obligando a las personas a ocultarla, y dejarla descuidada, ante el temor de perder su puesto de empleo, lo que al final deriva en un empeoramiento de la misma.

En qué consiste la baja por ansiedad o depresión

La baja por depresión, o ansiedad, es un tipo de baja laboral que se le reconoce a los trabajadores cuando estos se encuentran temporalmente incapacitados para el normal ejercicio de sus responsabilidades en cualquier empresa.

La incapacidad debe estar motivada por causas de índole psicológica y, al igual que sucede con el resto de bajas laborales, esta debe ser acreditada médicamente. Aunque existen muchas condiciones que pueden justificar la baja por depresión, los más habituales son el estrés, la ansiedad, los problemas familiares o personales y los conflictos laborales.

Al igual que cualquier otra baja laboral por Incapacidad Temporal, la baja por ansiedad deberá de ser reconocida por un médico de familia o de cabecera. Una vez acreditada, el facultativo médico deberá emitir el parte de baja a la Seguridad Social con la fecha en la que se inicia la baja y su seguimiento correspondiente.

Tipos de baja por depresión o ansiedad

En líneas generales, podemos distinguir dos grandes tipos de baja por depresión o ansiedad, en base a otros tantos tipos de contingencias sobre el origen del trastorno:

Contingencias comunes: la patología se ha originado por causas ajenas a la actividad laboral, siendo las más comunes los problemas familiares o personales y los problemas financieros.

En este caso, es el médico de cabecera el responsable de acreditar la depresión o ansiedad, y reconocer la baja correspondiente. El trabajador comenzará a percibir el pago de la baja a partir del cuarto día de la misma.

Contingencias profesionales: en este caso, el trabajador ha desarrollado la ansiedad o depresión por motivos relacionados con su actividad laboral.

El mobbing o acoso laboral y el estrés son algunas de las principales causas de este tipo de baja por depresión. Esta incapacidad laboral se gestiona a través de la mutua, que es también la responsable de sufragar la baja médica, que comenzará a abonarse al día siguiente a su reconocimiento.

¿Cuánto puede durar una baja por depresión?

De acuerdo con la legislación española, un trabajador puede permanecer un máximo de 12 meses consecutivos en situación de baja por depresión. Ahora bien, si el médico de cabecera o el de la mutua apreciaran que concurren diferentes causas que justifican la ampliación de la baja, esta puede prolongarse 6 meses más con carácter excepcional.

Si, vencida la extensión extraordinaria de la baja, el trabajador siguiera sin estar recuperado de la depresión, su caso sería remitido a un Tribunal Médico para que acredite la situación de incapacidad permanente.

¿Me pueden despedir estando de baja por estas causas?

El Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), establece que el despido por falta de asistencia al trabajo por causa justificada, como en el caso de una crisis de ansiedad reconocida por un médico, no constituye una causa de despido justificada, lo que conlleva la nulidad del despido.

Esto se debe a que el pasado 18 de febrero de 2020, el Gobierno de España, derogó el artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores (ET), mediante el Real Decreto-ley 4/2020, que pone fin a una de las causas de despido más polémicas en los últimos tiempos: el despido objetivo por absentismo laboral.

Por lo tanto, no se podrá despedir a un trabajador de baja por ansiedad siempre que se hayan cumplido con los requisitos formales legalmente establecidos. El Gobierno creará en septiembre un grupo de expertos para estudiar el impacto de la precariedad en la salud mental.

La salud mental es una prioridad

Estudiar las causas y el origen de los problemas de la salud mental y cambiar el enfoque para que no sean tratados de manera individual y descontextualizada. Ese es el objetivo con el que el Gobierno pondrá en marcha a partir de septiembre mediante un grupo de expertos que estudiarán cuál es el impacto de la precariedad en la salud mental de la ciudadanía. Según le ha avanzado la vicepresidenta segunda de Trabajo, Yolanda Díaz.

Este es uno de los temas que más se ha tratado en los últimos meses. Sobre todo después del impacto que ha tenido la pandemia del coronavirus en la salud mental de la población.

Las consecuencias de la enfermedad y el contexto que se ha desarrollado en torno a ella. Las restricciones, la crisis económica, o el cambio radical de la vida cotidiana de muchas personas, entre otras. Han disparado problemas de salud como el estrés, la depresión.

Nuevo plan de salud mental

El Gobierno ya había avanzado que a la vuelta del parón vacacional el Ministerio de Sanidad va a desplegar su nuevo plan de salud mental. Que incluye, entre otras medidas, reforzar la plantilla de psicólogos en la atención primaria, personalizar la atención y los tratamientos o promocionar el cuidado de la salud mental y la prevención de trastornos mentales para sensibilizar a la población y evitar que los afectados minimicen u oculten su situación si detectan síntomas.

Información adicional

Tamara López

Graduada en Trabajo Social. Máster en Educación Social y Animación Sociocultural.
Botón volver arriba