Ciberseguridad

La Policía Nacional alerta contra la estafa del mensaje «entrega fallida»

La Policía Nacional ha advertido contra un nuevo fraude de 'phishing', del que se han registrado varios casos en las últimas semanas y en el que los estafadores se hacen pasar por 'Correos Express'


La Policía Nacional ha advertido recientemente desde la plataforma de Twitter de la existencia de un nuevo fraude de ‘phishing’ en el que los estafadores se hacen pasar por ‘Correos Express’.

¿Cómo es esta nueva estafa?

Esta nueva estafa se inicia cuando recibes en el teléfono móvil o en el correo electrónico un mensaje con el asunto “entrega fallida” con el objetivo de obtener tus datos. Dicho de otra forma, los hackers nos hacen llegar un link a una página web con una apariencia muy parecida a la de nuestro banco, empresa energética, etc.

¿Qué podemos hacer ante este tipo de fraudes?

Si recibimos el mensaje lo mejor es borrarlo directamente. Pero debemos tener cautela y no caer en las “trampas” ya que nos hacen creer que estamos en una pagina web oficial e introducimos nuestros datos como son el usuario y contraseña para que los estafadores lo tengan mucho más fácil el acceder a los mismos.

En este tipo de estafas debemos tener mucha prudencia y debemos tomar ciertas precauciones y medidas para evitar ser victimas.

Recomendaciones de la OSI

La Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) explica que si se detecta un caso de «phishing» hay que seguir estos pasos:

  1. No facilitar la información solicitada ni contestar a estos mensajes. En caso de duda, consultar directamente a la empresa o servicio que supuestamente ha enviado el mensaje a través de sus canales oficiales.
  2. No acceder a los enlaces facilitados en el mensaje ni descargar ningún documento adjunto, pues podría tratarse de ‘malware’.
  3. Eliminar el mensaje y alertar a otras personas sobre este fraude para que tampoco caigan en la trampa.

En caso de haber sido víctima de un fraude tipo «phishing» se debe recopilar toda la información que sea posible: capturas de conversaciones, correos, documentación enviada, etc.

En los casos de «phishing» bancario se debe contactar con la oficina para informarles de lo sucedido con la cuenta «online». Adicionalmente, hay que modificar la contraseña de todos aquellos servicios en los que se utilizase la misma clave de acceso que para el servicio de la banca ‘online’.

A continuación, hay que presentar una denuncia ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Consejos para evitar ser víctima de «phishing»

Para evitar ser víctima de ‘phishing’, la OSI recomienda:

  • Ser precavido ante los correos que parecen ser de entidades bancarias o servicios conocidos (Google Drive, Correos, Agencia Tributaria, etc.) con mensajes no esperados que son alarmistas o extraños.
  • Sospechar si hay errores gramaticales, ortográficos o de puntuación en el texto, ya que los ciberdelincuentes pueden haber utilizado un traductor automático para la redacción del mensaje trampa. Ningún servicio con cierta reputación enviará mensajes mal redactados.
  • Si se reciben comunicaciones anónimas que comienzas con frases del tipo «Estimado cliente», «Notificación a usuario» o «Querido amigo», ponerse alerta. Cuando una entidad tiene que dirigirse a un usuario o cliente siempre lo hará enviando correos electrónicos personalizados, donde utilizará el nombre de la persona o incluso parte de su DNI. Si se recibe un correo no personalizado, es probable que sea un intento de estafa.
  • Si el mensaje obliga a tomar una decisión de manera inminente o en pocas horas es mala señal. Se debe contrastar si la urgencia es real o no directamente con el servicio o consultando fuentes de información de confianza (la OSI, Policía, Guardia Civil…).
  • Revisar si el texto del enlace que facilita el mensaje coincide con la dirección a la que apunta. Asimismo, hay que comprobar si esta dirección se corresponde con la URL del servicio legítimo. Lo recomendable es no acceder a una web desde el enlace en el correo. Si se desea acceder a la web legítima la mejor práctica es escribir directamente en la barra del navegador la dirección deseada.
  • Un servicio con cierto prestigio utilizará sus propios dominios para las direcciones de email corporativas. Si se recibe una comunicación desde un buzón de correo tipo @gmail.com, @outlook.com o cualquier otro similar, hay que sospechar.

Belén Romero Escolano

Trabajadora Social
Botón volver arriba