Ciberseguridad

¡Atención!: así son la mayoría de estafas en Internet

Ahora un ciberdelincuente puede ser cualquiera que tenga acceso a internet y unas mínimas dotes para convencer a alguien de que le facilite sus datos

La Guardia Civil alerta: Detectada campaña de emails que suplantan al BBVA

Si tienes esta App de Google Play eliminala, contiene un troyano que puede robar tus datos bancarios

Vuelve la estafa de la tarjeta regalo de 500 euros por el 80 aniversario de El Corte Ingles


Los timadores hoy en día atacan a sus víctimas tras la pantalla del ordenador, móvil o tablet. Una posibilidad de suplantar a otra persona desde el anonimato, lo que les da una gran ventaja ante la ley. «Es una estafa casi perfecta porque la persona a la que se le imputa el delito, en un primer momento, suele ser también víctima y estar al margen de que su documentación ha sido utilizada para engañar a un tercero«. Explica Francisco José Peláez, abogado de PenalTech, un despacho especializado en defender a los acusados de este tipo de delitos.

Además, las cantidades estafadas suelen ser pequeñas. Por lo que lo normal es que sean pocos los que denuncian. «Estafan poco dinero a muchos y, así, consiguen grandes cantidades», afirma.

La pandemia ha contribuido al aumento de estafas a través de internet y redes sociales

Durante la pandemia no sólo han aumentado las ventas online, sino también los trámites bancarios, administrativos, alquiler de viviendas o compraventa de objetos a través de plataformas de segunda mano.

El problema de esta situación es la facilidad con la que compartimos datos sensibles como el DNI y la ingenuidad de la mayoría de los usuarios cuando están realizando un trámite digital.

Y es que toda precaución es poca cuando un gesto tan simple como intentar alquilar un piso deriva en un procedimiento judicial en el que terminas acusado por estafa en un juzgado de Viena. Es lo que le ocurrió a José, que intentó alquilar en marzo de 2020 un piso a través de internet y cuyo DNI terminó en manos de piratas informáticos.

No sólo se quedó sin la vivienda, que no existía, sino que el pasado mes septiembre recibió la citación de un juzgado de Viena donde tiene abierto un procedimiento por estafar a un ciudadano austriaco con el mismo método.

Estafas muy complejas de detectar

La mayoría de víctimas de este tipo de estafas no llegan a sospechar durante la transacción. En este caso, vio el piso en una web donde particulares alquilan viviendas y se puso en contacto con el supuesto dueño a través de la plataforma. «Hay veces que los timadores llegan al colmo del cinismo y les sugieren a la víctima que se intercambien fotos de los DNI para comprobar que no es una estafa. Ellos envían un DNI obtenido ilícitamente y el estafado el suyo, con lo que ya tienen los datos necesarios para timar a otra persona con el mismo método». Explica Francisco José Peláez, abogado de Penal Tech, un despacho especializado este tipo de delitos.

«La mayoría de las veces, cuando damos el documento de identidad o el número de la seguridad social no somos conscientes de las consecuencias que puede tener. Existe un mercado negro en internet donde se venden por 10 o 15 euros los números o directamente, las fotos de los carnés. Cuando los tienen, los estafadores conocen perfectamente qué bancos o comercios electrónicos tienen brechas de seguridad. Por las que pueden crear cuentas o comprar solo con esos datos», explica Peláez.

Pero no solo se trafica con DNI, también los números de teléfono son válidos a la hora de estafar. El modo de actuar es sencillo. El estafador se hace con tres o cuatro mil números de móviles españoles y les envía un mensaje indicándole que es una entidad bancaria que necesita que el usuario cambie de clave a través de un enlace donde le solicitan los datos. «Si no eres cliente de esa entidad, no hay problemas, pero si es tu banco, lo probable es que rellenes el formulario del enlace sin ninguna sospecha. Normalmente con esos nuevos datos realizan compras por valor de 3.000 o 4.000 euros que cargan a la cuenta del estafado», explica Peláez.

Los nuevos ciberdelitos en la actualidad

«Desde que hay registro de ciberdelitos, en el año 2012, hasta ahora, este tipo de delincuencia se ha incrementado en un 572,62%«. Argumenta el abogado de Penaltech.

La pandemia, y sobre todo el periodo de confinamiento que ha obligado a permanecer en casa a gran parte de la población mundial. Esto ha hecho que cada vez más haya intercambio de datos personales a través de la red.

¿Cómo es el perfil del delincuente digital?

En el imaginario colectivo está la idea de que el delincuente es alguien al margen de la sociedad. Ahora un ciberdelincuente puede ser cualquiera que tenga acceso a internet y unas mínimas dotes para convencer a alguien de que le facilite sus datos. No tiene por qué ser alguien raro, que pasa el tiempo encerrado en su habitación con un ordenador.

Información adicional

Tamara López

Graduada en Trabajo Social. Máster en Educación Social y Animación Sociocultural.
Botón volver arriba