Medidas que adopta cada comunidad frente al coronavirus en la nueva etapa escolar 2020


El pasado 27 de agosto se publicaron desde el Gobierno las medidas frente a la COVID 19 de cara a la vuelta al cole. El inicio y la aplicación de estas medidas dependerán de la situación en la que la pandemia se encuentre en cada región, por lo que las comunidades autónomas han desarrollado sus planes, protocolos y decálogos bajo unos criterios comunes fijados por el Ministerio de Educación.

Planes contra el coronavirus para la vuelta al cole en cada comunidad autónoma:

Andalucía

En Andalucía, las clases se iniciarán el 1 de septiembre en las escuelas infantiles, el 10 en los colegios y el 15 en los institutos. Todos los colegios tendrán un coordinador COVID-19 que estará en permanente contacto con el centro de salud más cercano y se facilitará la creación de grupos de convivencia en Educación Primaria.

El 1 de septiembre se incorporarán los profesores (se contratará 8.000 adicionales) y la idea es que todo el personal, docente y no docente, se someta a un test antes de que los alumnos se incorporen.

Aunque la modalidad será presencial, se seguirán impartiendo cursos de formación en el uso de plataformas digitales dirigidos al profesorado para que pueda llevar a cabo clases telemáticas en caso de circunstancia sobrevenida.

Aragón

En Aragón, los alumnos de Infantil comienzan el día 7, los de Primaria el 8, y el 10 empiezan ESO, Bachillerato y FP. La comunidad establece tres posibles escenarios, dependiendo de la evolución de la situación epidemiológica, que van desde la educación 100% presencial, al confinamiento general o individual, pasando por el cierre transitorio de aulas o centros si se detectan brotes. Para que la formación siga de forma telemática, impulsará la implantación de la plataforma digital educativa, Aeducar.

Todos los centros educativos de Infantil y Primaria tendrán una jornada continua en horario de 9:00 a 14:00. Se mantendrá el comedor hasta las 16:00 para las familias que lo soliciten. Los centros fomentarán los grupos de convivencia estable en las etapas de Infantil y Primaria, adaptarán sus espacios para ser usados como aulas, contarán con un responsable COVID-19 y favorecerán distintos turnos de llegada y de salida.

Respecto a esto último, los centros de secundaria, bachillerato y formación profesional contemplan el escalonamiento espacial y el acceso al centro media hora antes del inicio de las clases, con intervalos de diez minutos.

Asturias

Esta comunidad, que arranca el curso el día 10, ha decidido retrasar el inicio de las clases para tener un margen de tiempo que permita hacer test a los docentes. En los niveles de Infantil y Primaria los alumnos volverán el día 22, y en Secundaria y Bachillerato empezarán el 29, mientras que los alumnos de Formación Profesional comenzarán el 30 de septiembre.

El Principado ha acordado que la docencia sea presencial desde Infantil hasta segundo de la ESO y semi presencial a partir de 3º y hasta segundo de Bachiller. Para garantizar la presencialidad en el primer bloque, se harán grupos más pequeños y se formarán «grupos estables de convivencia», que también compartirán comedor si son usuarios.

A partir de 3º de la ESO cada clase se dividirá en dos grupos de alumnos, que acudirán en días alternos a las aulas. Para ello Educación proporcionará el material tecnológico necesario, a fin de que «haya relación» entre lo que los alumnos trabajen en sus casas y en el aula.

Para prevenir contagios, la distancia de seguridad, el lavado de manos, la ventilación y el uso generalizado de mascarilla a partir de los 6 años formarán parte de la nueva realidad de colegios e institutos de Asturias, que contarán con 860 nuevos profesores.

Cada centro educativo elaborará un Plan de Contingencia que designe a un «Equipo COVID-19», encabezado por una figura de referencia que se encargará de coordinar todos los temas relacionados con la infección.

Baleares

Todos los centros educativos de Baleares abrirán el día 10, menos los de FP que iniciarán las clases el 29, y cuentan ya con un Plan de contingencia propio y específico para cada caso. El curso se iniciará con 458 docentes más, incluyendo centros de primaria, secundaria y FP, tanto públicos como concertados.

De los tres escenarios planteados inicialmente, se opta para el arranque por el segundo: presencialidad en Infantil, Primaria y 1º de ESO, y  la posibilidad de un modelo semipresencial en el resto de niveles educativos.

Las familias de los alumnos deberán firmar una declaración responsable en la que se comprometan a no llevar a sus hijos a clase si presentan síntomas compatibles con la Covid-19, así como a seguir los protocolos marcados por el centro.

Además de cumplir con la distancia de seguridad de 1,5 metros, la mascarilla será obligatoria a partir de 1º de Primaria. Los alumnos que tengan síntomas durante las clases serán trasladados a una sala de aislamiento y se avisará a las familias. Si el centro educativo cuenta con tres casos positivos, se considerará que hay un brote.

Canarias

Canarias ha fijado la vuelta el día 15 para Infantil y Primaria, un día después para ESO y Bachillerato, y el día 17 para FP. Apuesta por la educación presencial y ve las modalidades semipresenciales y remotas como «excepciones de último recurso». No obstante, en caso de recurrir a ellas, tendrán prioridad para la presencialidad las etapas en orden inverso de edad. Asimismo, cada centro educativo tendrá una persona responsable referente para los aspectos relacionados con la COVID-19, que será el director o la directora, o la persona en quien delegue, antes del inicio del curso 2020-2021.

Cantabria

En Cantabria, Infantil y Primaria regresan el día 7, mientras que ESO, Bachillerato y FP lo harán el 10. La comunidad opta por mascarilla obligatoria, reducción de los grupos y mayor distancia social. Además, cada centro habrá de remitir a las familias (o a los propios alumnos/as en caso de que sean mayores de edad) una declaración responsable, en la que todos habrán de comprometerse a no acudir a clase si tienen fiebre o cualquier otro síntoma relacionado con la COVID-19.

Los centros podrán crear la figura del coordinador COVID-19, a quien corresponderá la interlocución con la Consejería de Educación. En función de la evolución epidemiológica, la Consejería de Educación plantea tres posibles situaciones: desde la situación más normalizada posible a la suspensión temporal de la docencia presencial, pasando por una priorización de la misma por etapas.

En cuanto a los recursos, la Consejería aumentará el número de personal docente con un cupo extraordinario ‘Covid-19’. Además, invertirá más de 700.000 euros en material sanitario y de higiene preventiva.

Los centros educativos tomarán la temperatura al alumnado, personal docente y no docente antes del inicio de la jornada escolar y se permite la celebración de actividades extraescolares y el servicio de madrugadores, tardes en el cole o análogos siempre que no se rompan los grupos estables de convivencia y se cumplan el resto de medidas de prevención.

Castilla-La Mancha

Castilla-La Mancha comenzará presencialmente, a partir del 9 de septiembre, en los diferentes niveles de todos los centros educativos. Todos los profesores y el personal no docente puede someterse a test voluntarios de detección de anticuerpos de la COVID-19.

Los centros educativos están también preparados para los otros dos escenarios de semi presencialidad y de formación telemática, opciones que, como ha señalado, de momento no contemplan. De cara inicio del curso, se van a repartir hasta un millón de mascarillas y garrafas de gel hidroalcohólico para el alumnado y el profesorado.

También se instalarán 10.000 mamparas de metacrilato y diez técnicos reforzarán los servicios de Prevención de Riesgos Laborales para asesorar a los centros. Además, se habilitará una línea 900 para que estos puedan hacer cualquier consulta o comunicar sospecha de posibles casos de contagio.

Castilla y León

En esta comunidad, los alumnos de Infantil y Primaria regresan el día 9 y los demás el 14. Se apuesta por una clasificación de situaciones según la realidad sanitaria de cada momento y por los grupos estables de convivencia en el primer y segundo ciclo de Educación Infantil y para el primer curso de Primaria, con un máximo de entre 22 y 25 alumnos por aula, que estará formado por estos y su profesorado. A partir de segundo curso, el número de alumnos por aula no podrá superar las ratios máximas previstas, procurando respetar la distancia de seguridad mínima de 1,5 metros. En los casos en los que no sea posible, será obligatorio el uso de mascarilla.

Si se decide el cierre de centros educativos, se usarán aulas virtuales para todos los niveles, a las que también podrán acceder los centros privados que no cuenten con ellas. Además, la Consejería dotará de equipos y conectividad al alumnado que más lo necesite.

Cataluña

Cataluña, que prevé el inicio de las clases para el día 14, ha anunciado la contratación de 8.258 nuevos profesores y personal no docente para el curso 2020-2021, de los que 6.982 corresponderán a un desembolso especial por el coronavirus, y facilitará 300.000 dispositivos electrónicos a alumnos a partir de 3º de la ESO. Además, hará un cribado masivo, con 500.000 test, en los colegios e institutos entre el 15 de septiembre y el 15 de noviembre.

En una apuesta por unas escuelas «seguras, abiertas y comunitarias», opta por los grupos estables de convivencia, que podrán coincidir en lugares como el comedor, siempre que se mantenga la separación entre mesas de grupos distintos, y a los que se someterá a pruebas PCR en caso de que se detecte un solo caso en su seno. Además, los centros tendrán que escalonar las entradas y las salidas, así como los recreos. La mascarilla será obligatoria en todos los centros, «como en toda la vida ciudadana y comunitaria».

Se asignará una enfermera de referencia con la que podrán contactar por teléfono. El protocolo prevé el aislamiento durante 14 días de todo un grupo de convivencia cuando se detecte un caso positivo; de los grupos de todo un edificio cuando haya dos o más diagnósticos en diferentes grupos estables del mismo bloque y la posibilidad de cerrar todo el centro cuando dos o más casos se den en diferentes grupos y en distintas zonas.

Comunidad Valenciana

Los alumnos valencianos comenzarán el día 7 y habrá 4.374 profesores más. La Generalitat ha establecido una distancia de seguridad de 1,5 metros  y apuesta por potenciar el transporte activo hasta las aulas, a pie o en bicicleta. También contempla la creación de grupos de convivencia estables para el alumnado de menor edad, que serán obligatorios en Educación Infantil y hasta el segundo curso de Primaria, con un máximo de 20 alumnos que podrá extenderse a 25 si no se dispone de espacio suficiente para hacer más grupos.

El plan contempla la posibilidad de utilizar aulas prefabricadas si no se dispone de espacios suficientes en el propio centro o en edificios de otras administraciones locales y la participación de los padres en las aulas no estará permitida en el periodo de adaptación del primer curso de Infantil.

Extremadura

Los alumnos regresarán entre el día 10 Infantil, Primaria y ESO y el 11 Bachillerato y FP. En Educación Infantil y hasta 4º de Primaria, se conformarán grupos de convivencia estable que podrán socializar y jugar entre ellos sin necesidad de mantener la distancia interpersonal y que estarán aislados del resto de grupos. Desde 5º y en toda la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) será obligatorio mantener la distancia interpersonal de 1,5 metros, mientras que en Bachillerato y Formación Profesional será de uno y el uso de mascarillas será obligatorio.

La Junta garantizará los servicios complementarios como el transporte escolar y los comedores y ha publicado un protocolo para los profesores que prioriza la organización telemática de algunas tareas y el establecimiento de turnos para reducir el número de personas en las instalaciones.

Galicia

En Galicia, Infantil y Primaria están llamadas el día 10 y el resto el 16. Se ha establecido que colegios e institutos tengan un centro de salud de Atención Primaria de referencia y en contacto con la persona responsable del equipo COVID-19 del centro. Además, su protocolo establece una auto encuesta de salud para todo el personal docente y no docente, que deberá ser completada antes de la llegada al trabajo.

También regula qué ha de hacerse ante la aparición de casos de coronavirus en las aulas: con cuarentena para toda una clase y su profesor con un único caso confirmado y la posibilidad de cerrar un nivel educativo o todo un centro cuando haya tres o más casos positivos en los últimos siete días.

La Xunta prevé la adaptación de los currículos académicos para incorporar aquellos contenidos que quedaron pendientes en la tercera evaluación del curso pasado y la vuelta a las aulas será por fases semanales, con presencia del 30%, 60% y 100% de los alumnos en el aula de manera simultánea, para adaptar y enseñar a los estudiantes las medidas y normas que deben seguir.

Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid ha presentado este martes su plan para la vuelta al cole, que apuesta por una enseñanza completamente presencial en Infantil, Primaria, 1º y 2º de la ESO y Educación Especial, mientras que en el resto de las etapas educativas será semipresencial. Así, en 3º y 4º de la ESO, Bachillerato, Formación Profesional y Educación de Adultos los centros garantizarán la presencialidad entre un tercio y la mitad del horario semanal para todos los alumnos, con días alternos o franjas horarias.

La estrategia requiere una inversión de 370 millones de euros e incluye la contratación de casi 11.000 profesionales, según ha anunciado el Gobierno regional.

El curso en Madrid comenzará de manera escalonada. El 4 de septiembre para los alumnos entre 0-3 años; el 8 Educación Especial, Infantil (3-6 años) y 1º, 2º y 3º de Primaria; el 9 para 3º y 4º de la ESO y Bachillerato; el 14 para Educación para Adultos; el 17 para 4º, 5º y 6º de Primaria; el 18 para 1º y 2º de la ESO, FP Básica y Grado Medio y el 28 para FP Superior.

Además, habrá un coordinador Covid por centro (será o bien un enfermero o bien personal del centro), se realizarán 100.000 test de anticuerpos al personal docente y no docente a principio de curso y disminuirá el número de alumnos por clase.

El uso de mascarilla será obligatorio a partir de los 6 años y se hará una gran inversión en tecnología para garantizar que los alumnos que tengan que estar en casa puedan seguir las clases. Esto pasa por la instalación de 6.100 cámaras en las aulas y la adquisición de 70.000 ordenadores.

Murcia

El Gobierno murciano ha decidido retrasar el inicio de curso, previsto a partir del 7 de septiembre, al día 14, con el fin de dar más tiempo para organizar la gestión interna de los centros educativos. La Región también anunció en julio que la vuelta a las aulas sería presencial pero luego comunicó su intención de optar por la semi presencialidad, con la excepción de los menores que cursen la primera etapa de Infantil (de 0 a 3 años), aulas abiertas y Educación Especial, cuyos alumnos volverán de forma presencial.

Con ese modelo la asistencia en infantil y primaria en Murcia sería presencial cuatro días por semana en los grupos que sobrepasasen los 20 alumnos por aula y en 1º y 2º de ESO cuando sobrepasen los 24 alumnos por aula. En 3º y 4º de ESO la atención educativa será semipresencial con días alternos de asistencia al centro (2 o 3 días semanales), lo que rebajará la presencia del alumnado en el centro al 50%.

En cuanto a los cursos de Bachillerato y Formación Profesional, la asistencia será similar a la de 3º y 4º de ESO, a excepción de la FP Básica, que será como en 1º y 2º de ESO.

En Educación Infantil, se formarán grupos de convivencia estables de entre 15 y 20 alumnos de 0 a 3 años y entre 20 y 25 en el resto, los niños dispondrán de un calzado para uso exclusivo en el aula y los padres los recogerán en el exterior del centro. No se podrán compartir juguetes o materiales entre diferentes grupos.

Los profesores, por su parte, deberán planificar una serie de tareas fijas para cada semana que el alumnado tendrá que realizar en el domicilio el día de no asistencia presencial a los centros, que deberán disponer de un recinto destinado a las personas que, durante la jornada, presentaran síntomas compatibles con el coronavirus.

Navarra

El inicio de curso se desarrollará de manera presencial entre los días 4 y 7 de septiembre y se contemplan cuatro posibles escenarios que pasan por el bloqueo de espacios comunes, la creación de nuevas unidades y el cierre total de centros. La docencia se organizará en grupos estables de convivencia para el primer ciclo de Educación Infantil con ratios máximas de ocho alumnos en unidades con menores de un año, 12 en la franja de 1 a 2 años y 16 en la de 2 a 3.

La capacidad de las aulas dependerá del tamaño de las mismas, pudiendo haber grupos de hasta 25 alumnos o alumnas en EIP; 30 en ESO y 33 en Bachillerato, si la superficie del aula lo permite.

La comunidad tiene previsto llevar a cabo un plan de cribado que incorporará pruebas serológicas para el profesorado y personal de administración y servicios en centros escolares con características de salud vulnerable o que impartan docencia en zonas básicas donde los datos epidemiológicos de la pandemia así lo aconsejen. De igual forma, el alumnado será sometido a muestreos preventivos siguiendo los criterios que marquen las autoridades sanitarias.

Paralelamente, se ha diseñado un sistema de sectores bloqueables, compuestos por un determinado personal (empleados y alumnado) y unos espacios- que serán incomunicables entre sí en la situación más restrictiva, y cuya permeabilidad puede ir aumentando en función del estado epidemiológico.

País Vasco

El País Vasco, que marca el inicio el día 7, ha optado por un protocolo de escenarios en tres niveles: un primer escenario de normalidad, presencial y siguiendo las indicaciones de las autoridades del Departamento de Salud; un escenario intermedio, en el que la situación sanitaria aconseje medidas de prevención que obliguen a los centros a una organización flexible de la actividad docente, que permita alternar y simultanear la actividad presencial con la telemática; y un tercero, que sería el que exige el confinamiento y la actividad educativa no presencial.

La docencia se organizará en «grupos estables» de convivencia en educación Infantil y en 1º y 2º de Primaria que deberán intentar evitar «mezclarse» e «interactuar» con otros grupos del centro educativo. El uso de mascarilla será obligatorio a partir de 3º cuando no se pueda mantener una distancia interpersonal de al menos 1,5 metros y no será necesaria cuando los alumnos estén sentados en sus pupitres y mantengan la mencionada distancia.

Se fomentará el transporte activo (andando o bicicleta) hasta el centro y el comienzo y el final de la jornada escolar será escalonado, con un margen máximo de hasta una hora en función del número de grupos y accesos con los que cuente el centro. Se procurará reducir al mínimo los desplazamientos de grupos de alumnos por el centro y se evitarán asambleas o reuniones multitudinarias.

La Rioja

En La Rioja, donde arrancan las clases el día 7, la enseñanza se reorganizará por etapas y edades, con grupos de convivencia estable en las etapas de Infantil (de 0 a 6 años), Primaria (6 a 12) y Educación Especial. La ratio máxima será de ocho alumnos de 0 a 1 año; 13, de 1 a 2; 20, de 2 a 3 y 25 en el segundo ciclo de educación Infantil y en Primaria. La distancia de seguridad y la mascarilla no serán obligatorias en Infantil, pero sí en otros niveles y modalidades. Además, el plan contempla la reubicación de grupos de 6º de Primaria en su instituto adscrito, si es posible.

Para el primer ciclo de Secundaria, se garantiza la presencialidad al 100 %, se propone el desdoblamiento de turnos de forma total o parcial y se hacen obligatorios la distancia de seguridad de 1,5 metros y el uso obligatorio de mascarilla en todo momento, salvo para la actividad física al aire libre o en espacios amplios. Para el segundo ciclo, Bachillerato y FP, las medidas son similares con una presencialidad mínima del 50 %.

Asimismo, colegios e institutos se coordinará con su Centro de Salud de Referencia para la adecuada gestión de casos a través de su Comisión de Salud.

Ceuta y Melilla

Dependientes de la Dirección General de Planificación y Gestión Educativa, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla la actividad lectiva presencial se adoptará como principio general durante el curso 2020-2021, con prioridad para los menores de 14 años y atendiendo a las adaptaciones que se requieran. En Ceuta los alumnos volverán el día 10, mientras que en Melilla lo harán el 9.

Por otra parte, se tendrán en cuenta las medidas establecidas por los Ministerios de Sanidad y de Educación y Formación Profesional, de prevención, higiene y promoción de la salud frente a la COVID-19 para centros educativos en el curso 2020-2021, entre las que destacan: la creación de grupos de convivencia estable, la aplicación de una distancia de seguridad de 1,5 metros y el uso de mascarilla fuera de ellos o la priorización de los espacios al aire libre para la actividad docente. Además, se podrán utilizar las propias aulas para comer y se dispondrá de una sala para posibilitar el aislamiento de los casos que puedan iniciar síntomas en el centro educativo.

Tamara López

Sobre Tamara López

Graduada en Trabajo Social. Máster en Educación Social y Animación Sociocultural.