Agencia tributaria

Cómo declarar las ayudas de alquiler en la Declaración de la Renta 2021-2022

Como inquilino puedes acceder a otro tipo de deducciones en tu Declaración de la Renta


Si vives como arrendatario, tus condicionantes son distintos para Hacienda, que considera el desembolso como un gasto mensual cuantioso. Por tanto, como inquilino puedes acceder a otro tipo de deducciones en tu Declaración de la Renta.

Todos los contratos firmados antes del 1 de enero de 2015 pueden acceder a una reducción estatal por la renta del alquiler del 10,5%, cuya base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales. Sólo pueden obtener la rebaja aquellas personas que figuren en el contrato de arrendamiento.

Por comunidades autónomas, la mayoría poseen deducciones propias en función de la situación económica, de la edad y el coste. Y, además, si eres beneficiario de ayudas al alquiler como el Plan Estatal de Vivienda, también deberás declararlo ante Hacienda.

Como declarar las ayudas de alquiler

La Agencia Tributaria especifica claramente que, como norma general, todas las subvenciones o ayudas recibidas por personas que no realizan actividades económicas, tienen la consideración de ganancias patrimoniales.

Por ese motivo, todas estas ayuda y subvenciones que están sujetas y no exentas en el Impuesto sobre la Renta, salvo que la Ley expresamente lo indique. En el caso de las personas que realizan actividades económicas, estas ayudas o subvención pueden tener la consideración de rendimiento de la actividad o de ganancia patrimonial, según sea el destino de dicha subvención o ayuda.

Entre las subvenciones o ayudas más frecuentes, están las destinadas a la adquisición de viviendas, pero también las ayudas del Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente (Plan PIVE), las ayudas para compensar gastos escolares, las ayudas para compensar determinados gastos relacionados con la protección de la salud o las ayudas recibidas para realizar determinadas mejoras en las viviendas (eficiencia energética, accesibilidad, etc.)

Cada una de estas subvenciones o ayudas puede tener un tratamiento diferente en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, por lo que para comprobar si deben o no declararse, conviene, en primer lugar, consultar el acuerdo de concesión de la ayuda, que, si está exenta, recogerá esta circunstancia.

Declarar las ayudas de alquiler: cómo tributa la ayuda de vivienda

El Plan Estatal de Vivienda 2022 contempla, entre otras medidas, ayudas directas para el alquiler. Dicho plan incluye de hasta el 50% del alquiler mensual (hasta el 40% para personas entre 35 y 65 años). No obstante, se plantean ciertos límites. La ayuda máxima que se contempla es de 450 euros al mes, pero esto son en casos muy justificados. La mayoría de ayudas serán de 300 euros al mes. Los mayores de 35 años también pueden acceder a las ayudas para el alquiler, y percibir hasta un 50%, aunque también con unos límites.

Ahora bien, ¿cómo se consideran los ingresos por ayuda al alquiler? En general, las ayudas y subvenciones pueden ser de dos tipos: rentas del trabajo o ganancias patrimoniales. En el caso de las ayudas al alquiler, las ayudas se consideran ganancias patrimoniales, y como tales deben ser declaradas en la declaración de la renta.

Además, recuerda que al hacer la renta recuerda que puedes desgravar en el IRPF el alquiler que pagas.

El bono joven de alquiler

El bono joven del alquiler es una medida aprobada por el Gobierno a principios de este año. El objetivo de esta medida es dotar a los inquilinos de entre 15 y 35 años con una ayuda de hasta 250 euros al mes. Este bono es compatible con las ayudas autonómicas, pero siempre que no se supere el 40% de la renta del alquiler, cuando se descuente el bono. Sin embargo, no todos son beneficios, pues el bono joven también es tributable. Es decir, deberá declararse a Hacienda cuando llegue el momento.

Aunque el bono joven no surtirá efectos tributarios hasta la declaración de la renta de 2023, te adelantamos que esta declaración deben presentarla quienes reciban ingresos a partir de 22.000 o 14.000 euros. El primer caso, para quienes reciban de un solo pagador, el segundo, de dos o más. Además, también estarán obligados quienes reciban una ayuda superior a mil euros. Si eres beneficiario de este bono durante cuatro meses, estarás obligado a presentar la declaración de la renta.

De cara a la declaración de la renta del año que viene, debemos añadir que el bono joven tiene efectos retroactivos. Es decir, aunque se conceda posterior a su entrada en vigor (1 de enero de 2022), a efectos tributarios deberá contabilizarse desde el 1 de enero de este año.

Información adicional

Botón volver arriba