Administración para todos

Devengo: qué es y cómo se aplica

En este artículo vamos a ver de forma sencilla que es un devengo y cómo se aplica.


El devengo es un evento en el que nace la obligación de pagar una suma de dinero o percibir un pago, ya sea como retribución, vencimiento de un determinado interés o, en el caso del sistema tributario, en concepto de impuesto.

En este artículo vamos a ver el devengo en la contabilidad, el devengo en relación al sistema tributario español y los devengos en relación a las nóminas.

Devengo en contabilidad

En contabilidad, el devengo es un evento en el que nace la obligación de pagar una suma de dinero o percibir un pago, ya sea como retribución, vencimiento de un determinado interés o, en el caso del sistema tributario, en concepto de impuesto.

La adquisición de una obligación de pago o un derecho de cobro es lo que caracteriza a este concepto.

En contabilidad, esta obligación y cualquier otra que surja de un acto de devengar será registrada en los libros correspondientes al ejercicio en curso. Una vez que la obligación sea saldada, debe modificarse el registro para que figure el estado actualizado.

Devengo y sistema tributario

En el sistema tributario, el devengo se produce a la hora de ejecutar un hecho imponible; esto es, un acto gravado impositivamente que debe ser saldado.

¿Qué es el hecho imponible? El hecho imponible es una situación que origina el nacimiento de una obligación tributaria.

Si quieres recibir mas artículos como este, síguenos en redes: Facebook, Telegram, Twitter, Instagram y Google Noticias.

¿Cuáles son los devengos de una nómina?

En materia de gestión de nóminas, los devengos son todos aquellos conceptos salariales que un empleado ha generado en un mes.

Dentro del apartado de devengos, encontramos las percepciones salariales y las no salariales.

Devengos salariales: percepciones económicas que recibe un trabajador, ya sean dinero líquido o en especie o bien los pluses que le correspondan.

Devengos no salariales: incluyen conceptos que no se consideran estrictamente salario, como las dietas, los gastos de transporte o pluses por retribuciones en especie. No cotizan a la Seguridad Social.

En definitiva, la suma de las percepciones salariales y no salariales constituye el total de devengos de una nómina, lo que también se conoce como el salario bruto del trabajador.

Como siempre te digo, si hay algún concepto de este artículo que no comprendes o necesitas que aclaremos algo en concreto, te invitamos a que nos escribas y en posteriores artículos resolveremos tus dudas.

Tú haces posible este medio

Solo respondemos ante nuestros suscriptores: ante personas como tú que creen que nuestro trabajo importa. Por eso, si crees en este proyecto y en sus valores, pedimos tu colaboración para que podamos seguir siendo independientes. Nuestro objetivo es no depender de publicidad de grandes empresas, para que nuestra información siga siendo accesible y gratuita.

Te llevará menos de un minuto y puedes hacerlo desde Patreon con suscripciones que van desde 1€ al mes.

Aunque parezca una cantidad pequeña, sumada a las de muchas más personas, es lo que hace posible que existamos.

Muchas personas, con pequeñas decisiones, pueden hacer grandes cosas.

Haz posible este proyecto

Laura Castilla

Asesora Sociolaboral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba