Tres de cada cuatro solicitudes del ingreso mínimo vital han sido denegadas

  •  
  •  
  •  
  •  

  • Tres de cada cuatro solicitudes del ingreso mínimo vital han sido denegadas.
  • Al menos 347.645 solicitudes, están pendientes de resolver.
  • Sólo el 6,4% de quienes viven bajo el umbral de pobreza se beneficia del ingreso mínimo vital.

Según indica la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, el ingreso mínimo vital (IMV) no mejora la cobertura y la cuantía del sistema autonómico de rentas mínimas. Esta prestación sólo alcanza al 80% de las personas beneficiarias del sistema de Rentas Mínimas y la cuantía de IMV se queda en un 16,3% respecto a la Renta Media disponible.

Comunidades con una mayor cobertura

Las Comunidades con una mayor cobertura son Navarra (14,2%) y Aragón (12,2%). Y las que menos Baleares (3,5%), Cataluña (4,2%) y Castilla La Mancha (4,2%).

A pesar de la crisis social, el IMV no ejecuta más que el 40% del presupuesto anual. En nueve meses la Seguridad Social solo ha desembolsado 920 millones de euros de los 3.000 anuales previstos.

Si se hubiera realizado la pasarela de las Rentas Mínimas al Ingreso Mínimo Vital la lista de espera sería prácticamente inexistente, las solicitudes estarían resueltas.

Un 6,4% de la población vulnerable percibe el IMV

Únicamente el 6,4% de la población bajo el umbral de la pobreza en España se ha beneficiado del Ingreso Mínimo Vital. Solamente al 1,2% de la población española le llega el IMV. El sistema de Rentas Mínimas, ofrecía una cobertura superior, quedándose en un 8%, esto es, 1,6 puntos por encima del IMV. Así se desprende de los datos de marzo del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social.

La cobertura del Ingreso Mínimo Vital continúa siendo desigual en el territorio nacional, hay CCAA que únicamente tienen una cobertura del 3,5%, como Baleares, o del 4,2% como Cataluña o Castilla La Mancha y del 12,2% de Aragón o del 14,2% de Navarra, Comunidad que ha realizado la pasarela desde su sistema de Rentas Mínimas. Melilla mejora este dato, llegando a un 16,8% y Ceuta al 13,9%.

Comparando con el total de España, las personas beneficiarias del IMV únicamente llegan al 80% de las beneficiarias de RRMM. El número de personas perceptoras del IMV respecto a las de RRMM, es muy desigual, así, en Canarias se han multiplicado por 3, en Castilla la Mancha por 2, mientras que en Navarra o Islas Baleares únicamente lo cobran una de cada 5 personas de las que antes percibían la Renta Mínima. En otras comunidades como Extremadura o Galicia las personas perceptoras son similares.

Cuantiás mínimas

La cuantía media por persona perceptora de los IMV en el conjunto de España supone el 16,4% de la renta media por hogar en nuestro país. Una cuantía extremadamente baja e inferior al 17,1% del sistema de Rentas Mínimas.

Del total de solicitudes sólo se han aprobado una de cada 4, un 26%. Una cifra irrisoria que no responde a las expectativas depositadas en este nuevo derecho subjetivo ni tampoco responde a las necesidades de la población azotada por las consecuencias sociales de la pandemia COVID-19.

Se han logrado resolver 811.859 expedientes mientras quedan 347.645 expedientes por resolver. Si se hubiera realizado la pasarela de los 300.000 expedientes de las Rentas Mínimas autonómicas, la lista de espera sería casi inexistente.

Denegaciones derivadas de la complejidad del procedimiento

Las denegaciones se producen por la complejidad del procedimiento y la dificultad de cumplir unos exigentes requisitos. El propio Ministerio reconoce que la mayoría de las denegaciones se han producido por no cumplir el criterio de vulnerabilidad (al superar los umbrales de renta y patrimonio); hay que tener en cuenta que se valoran los ingresos de la renta de 2019, año en el que no impactó la pandemia de la COVID-19.

También reconoce el Ministerio que un 10% de las denegaciones se deben a la falta de acreditación de la unidad de convivencia, para la que se sigue exigiendo el padrón histórico colectivo.

En definitiva, el Gobierno no ha cumplido, ni siquiera con una cuarta parte del objetivo que se planteó de que en unos meses llegaría el IMV a las 800.000 familias que malviven en la pobreza extrema en nuestro país. Mientras tanto las “colas del hambre” deberían avergonzar a los gobernantes y en lugar de ser noticia, tendrían que ser la denuncia continua de la impericia del Gobierno en la gestión de la “vacuna contra la pobreza”, que es el Ingreso Mínimo Vital.

Un articulo de La Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales

Sobre


  •  
  •  
  •  
  •