Actualidad

¿Qué está sucediendo con el aceite de girasol y otros productos de supermercado? 

¿Volvemos a las compras impulsivas de la pandemia con el papel higiénico o se trata de un desabastecimiento real?


Con la guerra existente entre Rusia y Ucrania se esta creando una alarma social por el desabastecimiento de los productos de supermercados. Por parte de los supermercados aseguran que no falta stock y que la situación esta controlada.

Pero es cierto que hay determinados productos en los que existe la incertidumbre ante el temor de que haya una escasez, especialmente del aceite de girasol. Esta incertidumbre esta provocando que exista un doble miedo entre la población que por una parte es la subida de precios y que exista un desabastecimiento como ocurrió en la pandemia del COVID-19.

¿Por qué existe este temor?

Porque ucrania es uno de los principales productores y exportadores mundiales de aceite de girasol, aunque por el momento todavía hay existencias aunque algunas estanterías de los supermercados empiecen a verse vacías.

En este sentido España produce también aceite de girasol suficiente para el consumo de la población unas 255.000 toneladas de aceite de girasol se produjeron en el año 2020. De las cuales según El Informe del Consumo de Alimentación en España 2020 del Ministerio, nos dice que en los hogares españoles se consumieron 184.000 toneladas de aceite de girasol en el año 2020.

Si observamos las cifras ampliamente se cubre la demanda ciudadana. El matiz de la necesidad de importación de este producto de otros países, llega cuando añadimos el consumo de la hostelería y la industria. Añadiendo solo la demanda de este aceite en la hostelería ya se alcanzan en torno a las 390.000 toneladas. Más del doble de la producción actual en España.

Por lo que, tanto estas empresas como el resto de sectores industriales están buscando donde obtener de otras fuentes aceite de girasol y/o aceites alternativos, para cubrir la demanda de sus negocios.

¿Qué ocurre si existe desabastecimiento de aceite de girasol?

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) los precios podrían dispararse a raíz de dicha compra compulsiva. En este sentido transmite un mensaje de tranquilidad a los consumidores en el que comenta que no debería de existir dicho déficit ya que el aceite que se esta vendiendo ahora en los supermercados es la cosecha del año pasado, antes de que se produjese la guerra.

De todas formas, aunque no hubiera suficiente aceite de girasol advierte que el aceite tiene una fecha de consumo preferente. Por lo que alrededor de un año desde su envasado y pasada esa fecha pierde calidad y puede empezar a enranciarse.

A fecha de 14 de marzo de este mismo año, en diversos supermercados como por ejemplo Mercadona podemos encontrar la botella de 1 litro de la marca hacendado a 2,50 euros y la garrafa de 5 litros a 12, 40 euros. En Día podemos encontrar la botella de 1 litro de la marca Diasol a 2,65 euros y la garrafa de 5 litros de La Masía 9,65 euros.

Belén Romero Escolano

Trabajadora Social
Botón volver arriba