Actualidad

Los desempleados podrán seguir cobrando el paro si llegan a la jubilación sin derecho aún a pensión

En principio, la Ley General de la Seguridad Social reconoce la incompatibilidad de la prestación contributiva por desempleo con el cobro de una pensión de jubilación, pero hay excepciones


En principio, la Ley General de la Seguridad Social reconoce la incompatibilidad de la prestación contributiva por desempleo con el cobro de una pensión de jubilación, pero hay excepciones.

Ya que, prevé el supuesto de que una persona desempleada alcance la edad legal de jubilación mientras está cobrando el paro, pero no reúna aún las condiciones legales para pasar a cobrar una pensión.

¿Qué ocurre entonces?

El SEPE explica que el derecho a la prestación por desempleo se extingue por pasar a ser pensionista de jubilación, pero si al cumplir la edad de jubilación, el desempleado no reúne los requisitos exigidos para cobrar dicha pensión, podrá continuar cobrando la prestación por desempleo, «siempre que presente una certificación expedida por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS)».

Por otra parte y en caso de que el desempleado ya tenga reconocida su pensión de jubilación o una jubilación parcial, la administración prevé la posibilidad de que pueda cobrarla al mismo tiempo que percibe el ingreso del paro mensualmente.

Si quieres recibir mas artículos como este, síguenos en redes: Facebook, Telegram, Twitter, Instagram y Google Noticias.

Casos condicionados

En estos casos, si la prestación que percibe es un subsidio por desempleo, la posibilidad de mantener ambos ingresos estará condicionada a que siga careciendo de rentas propias mensuales de cualquier naturaleza superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional, excluida la parte proporcional de las pagas extraordinarias (el importe de la pensión, con prorrata de pagas extraordinarias, se tendría en cuenta como renta). Además debe seguir acreditando, en su caso, responsabilidades familiares.

En la actualidad, se considera jubilación parcial la iniciada después del cumplimiento de los 60 años, simultánea con un contrato de trabajo a tiempo parcial y vinculada, o no, con un contrato de relevo con un trabajador en situación de desempleo o que tenga concertado con la empresa un contrato de duración determinada.

En este caso, la reducción de la jornada trabajo estará comprendida entre un mínimo de un 25% y un máximo del 50%. No obstante, también es posible que alcance el 75% para los supuestos en que el trabajador ‘relevista’ sea contratado a jornada completa mediante un contrato de duración indefinido.

Información adicional

Tú haces posible este medio

Solo respondemos ante nuestros suscriptores: ante personas como tú que creen que nuestro trabajo importa. Por eso, si crees en este proyecto y en sus valores, pedimos tu colaboración para que podamos seguir siendo independientes. Nuestro objetivo es no depender de publicidad de grandes empresas, para que nuestra información siga siendo accesible y gratuita.

Te llevará menos de un minuto y puedes hacerlo desde Patreon con suscripciones que van desde 1€ al mes.

Aunque parezca una cantidad pequeña, sumada a las de muchas más personas, es lo que hace posible que existamos.

Muchas personas, con pequeñas decisiones, pueden hacer grandes cosas.

Haz posible este proyecto

Tania Esquer Bru

Trabajadora Social

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba