Actualidad

Las ayudas no llegan

Las ayudas existen, pero no llegan a las personas que lo necesitan. ¿Por qué?


¿Qué está sucediendo con las ayudas? ¿Por qué no llegan a sus beneficiarios? Estas son las grandes preguntas que nos hacemos cuando vemos que el Gobierno aprueba ayudas pero no llegan a ser cobradas por las personas beneficiarias.

Según un reciente estudio, un tercio de los posibles beneficiarios de ayudas sociales no las cobra por desconocimiento. El papeleo para conseguir las ayudas económicas es complicado porque hay que rellenar unos formularios demasiado largos, que en la mayoría de los casos no los entiende el usuario.

Entonces ¿de qué sirve aprobar y aprobar ayudas si el beneficiario no tiene acceso a ellas? ¿Realmente están llegando las ayudas? Y si están llegando, ¿son percibidas acorde a la realidad social de la familia en cuestión?

La situación actual del Ingreso Mínimo Vital

El Ingreso Mínimo Vital estaba diseñado de forma que complementase las rentas preexistentes (entre otras, las salariales), hasta el umbral garantizado para cada tipo de hogar. En el caso de no contar con rentas, se aseguraría la totalidad del umbral garantizado; pero si se dispone de ellas, se cubriría la diferencia entre el umbral garantizado y la renta ya existente.

Según las estimaciones, esta prestación alcanzaría 850.000 hogares, más de 2,3 millones de personas, con especial incidencia en los hogares con niños. De hecho, de los 2,3 millones de potenciales beneficiarios, un 30% serían menores.

La realidad es que el IMV solo llega al 40% de los beneficiarios potenciales, lo que deja fuera al 60% de potenciales beneficiarios y al 78% de dichos hogares.

Así lo refleja la primera opinión sobre el Ingreso Mínimo Vital elaborada por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef); y es que, es una prestación que ha conseguido avances pero tiene un amplio recorrido para ser un instrumento potente de lucha contra la pobreza y la exclusión social.

La Airef también señala que 400.000 hogares que podrían recibir el IMV aún no lo han solicitado. ¿Qué está fallando?

Las ayudas eléctricas están pero no llegan

Y ¡atención! porque el 99% de las ayudas quedan desiertas porque la población no las solicita. ¡Un 99%!

Una cifra, sin duda, alarmante si cabe. ¿Qué está ocurriendo? ¿Qué es lo que está fallando?

Lo que peor está funcionando son las ayudas a gas a las comunidades de vecinos, la llamada TUR vecinal, que reducía la factura a la mitad frente al mercado libre. La ayuda debía cubrir a 1,7 millones de hogares y en el primer mes se acogieron dos comunidades. A fecha de hoy, apenas 4.053 comunidades se han acogido a ella.

Tampoco el bono social térmico individual arroja mejores cifras. Al igual que el bono social térmico, el 39% de la población a la que estaba destinada sigue sin pedirlo.

O el bono social eléctrico, que para saber cómo solicitarlo el usuario tiene que saber cuáles son las comercializadoras que lo ofrecen y qué documentación aportar. Y esta información no está al alcance de todo el mundo.

Bono social

El Bono Social es, hoy, la única herramienta de protección para los colectivos más vulnerables, pero es insuficiente. En nuestro país hay 3,5 millones de personas en situación de carencia material y social severa. Uno de los principales motivos de esta falta de cobertura es que coloca la responsabilidad sobre las personas consumidoras, ya que son estas las que deben solicitar la ayuda para poder recibirla.

Es importante remarcar que esta medida no interviene en el precio de la energía a pesar de sus alarmantes subidas, sino que pone el foco en el porcentaje de descuentos y lo modifica en función de las variaciones del mercado eléctrico. Tampoco pone el foco ni pretende transformar las necesidades energéticas reales de las personas, sino que se limita a aplicar el descuento en la factura, sin ayudar a evitar sobreconsumos. En definitiva, se trata de una medida asistencialista que pone un parche al problema, pero no transforma ni resuelve la situación.

Personas en situación de vulnerabilidad energética

Por otro lado, nos encontramos con personas que además de estar en situación de vulnerabilidad económica también lo están por vulnerabilidad energética.

En el contexto actual de crisis energética, económica y social, la pobreza energética, lejos de solucionarse, está aumentando de forma alarmante. 

Por ello, este año 2023, en el marco de la Semana Europea contra la Pobreza Energética se ha recalcado la importancia de que

¿Cuál es el motivo? Es la falta de cobertura lo que coloca la responsabilidad sobre las personas consumidoras, ya que son estas las que deben solicitar la ayuda para poder recibirla. Para muchas personas, realizar este trámite no es nada sencillo: no todas disponen de los medios técnicos para hacerlo, de conexión a internet o de la familiarización con los conceptos necesaria para entender el procedimiento.

La problemática para solicitar cita previa

A fecha de hoy hay familias que hace prácticamente un año que no han obtenido respuesta en relación con la solicitud y cuando solicitan cita previa siempre aparece la pestaña de “no hay citas previas disponibles” por lo que el poder acceder a dichas ayudas cada vez es más complicado debido al entramado burocrático que se encuentra la persona en el momento que quiere acceder tanto para solicitar la ayuda como para pedir cita previa.

Conseguir una cita previa en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) o en la Seguridad Social (INSS), es todo un reto. Números que no descuelgan, citas que nunca llegan… Repito, ¿qué está sucediendo?

De nada sirve que el Gobierno apruebe ayudas si no se ponen medios para promocionarlas y acercarlas al ciudadano de a pie. Falta información.

Y esto es un bucle que no cesa: Gobierno aprueba ayuda, sólo un porcentaje pequeño de personas la solicitan, quienes no saben si la pueden solicitar se quejan y piden más ayudas, el Gobierno sigue aprobando y vuelta a empezar.

Ineficacia de las ayudas

Como afirma nuestra compañera y Trabajadora Social, Tania Esquer, encontrar un trabajo no constituye una condición suficiente para garantizar la ausencia de pobreza o de exclusión social.

El posible desincentivo al trabajo no viene dado por la percepción de una ayuda económica, sino por la calidad de los empleos ofrecidos. Las personas beneficiarias de rentas mínimas no solamente tienen dificultades de inserción sociolaboral por la escasez de sus recursos económicos, sino también por presentar un perfil con baja empleabilidad. Esta situación hace que estos colectivos sean más propensos a integrarse en un mercado laboral que les ofrece escasas posibilidades, con un empleo poco cualificado, inestable y con unas condiciones que difícilmente les permita salir de su situación.

Importante remarcar la digitalización en la solicitud de ayudas y trámites, lo que supone un impedimento para muchas personas realizar la solicitud y tramitación de muchas ayudas, por no hacer mención al colapso en la administración que la burocracia genera en los procedimientos.

Para muchas personas, realizar este trámite no es nada sencillo: no todas disponen de los medios técnicos para hacerlo, de conexión a internet o de la familiarización con los conceptos necesaria para entender el procedimiento de solicitar estos recursos.

Por otro lado, se exige a las administraciones públicas que asuman la responsabilidad política de garantizar el derecho al suministro energético de todas las personas y acaben con la pobreza energética. Para ello, no solo deben hacer un mayor esfuerzo de comunicación, accesibilidad y transparencia de las ayudas disponibles para combatir el desconocimiento, sino mejorarlas para que cubran realmente y de manera efectiva las necesidades de todas las personas en situación de vulnerabilidad, afirma Tania Esquer.

Anuncio por parte del Gobierno de la transformación del SEPE

Por parte del Gobierno se anunció que el SEPE iba a tener una transformación para agilizar la prestación de servicios y ahondar en su transformación digital, así como la plena atención a los colectivos en situación de vulnerabilidad social.

Este catálogo de servicios refleja que se realizará con el objetivo de llevar a cabo un seguimiento continuado ya que como bien sabéis el proceso de búsqueda de empleo requiere de acción y seguimiento, así como el percibir de una ayuda económica por parte del Estado.

¿Esta nueva transformación tendrá sus frutos? Pues tras la experiencia de las anteriores ayudas no lo sabemos a ciencia cierta, “pero creo que es una oportunidad para darle un giro necesario al SEPE y enfocarse realmente en capacitar a las personas y dotarlas de recursos”, afirma nuestra compañera Belen Romero Escolano.

¿Cuál es la opinión y lo que proponemos desde Pedirayudas.com?

Belén Romero, Trabajadora Social, opina que “este tipo de ayudas económicas, desde mi punto de vista se trata de medidas asistencialistas en los que no se pone el foco en la persona, sino que se intenta parchear el problema con el fin de “hacer callar” y no realmente trabajar con la necesidad y sobre todo dotar de herramientas suficientes para que las personas puedan ser autosuficientes y no siempre depender de las ayudas sociales”.

Por su parte, Laura Castilla, nuestra compañera y Asesora Sociolaboral, afirma que «debería haber una figura que ayude a las personas a saber si pueden ser beneficiarios de ayudas, qué tipos de ayudas, cómo solicitarlas, y qué documentación a aportar».

Sería la hoja de ruta perfecta para que las ayudas no queden desiertas. Así las ayudas llegan realmente a las personas que lo necesitan, porque ha habido un profesional que se ha encargado de que eso suceda. Que se cumplan las cifras reales de destinatarios, ni más ni menos.

Conociendo la demanda que existe, este medio se compromete a ser esa hoja de ruta para que tú, que nos lees cada día, sepas en todo momento a qué ayudas puedes acceder y cómo tramitar sin dificultades todos y cada uno de los pasos necesarios para su concesión.

Porque las ayudas existen, claro que existen, pero no llegan a las personas que lo necesitan. Paremos este desconocimiento y vamos a facilitar el acceso a las mismas.

Tú haces posible este medio

Solo respondemos ante nuestros suscriptores: ante personas como tú que creen que nuestro trabajo importa. Por eso, si crees en este proyecto y en sus valores, pedimos tu colaboración para que podamos seguir siendo independientes. Nuestro objetivo es no depender de publicidad de grandes empresas, para que nuestra información siga siendo accesible y gratuita.

Te llevará menos de un minuto y puedes hacerlo desde Patreon con suscripciones que van desde 1€ al mes.

Aunque parezca una cantidad pequeña, sumada a las de muchas más personas, es lo que hace posible que existamos.

Muchas personas, con pequeñas decisiones, pueden hacer grandes cosas.

Haz posible este proyecto

Redacción

Pedirayudas.com: Tu portal de referencia en asesoramiento de ayudas, prestaciones y recursos gestionado por profesionales del ámbito social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba