Actualidad

La carta de Hacienda a algunos contribuyentes tras la campaña de la Renta

Las personas que no hayan presentado sus declaraciones y estuviesen obligadas a hacerla, pueden recibir estas cartas del miedo, en las que se notificaría la demora y, si fuese el caso, la correspondiente sanción


Si quieres saber cuál es la carta de Hacienda que enviará a algunos contribuyentes tras la campaña de la Renta, en este artículo te lo contamos.

La Campaña de la Renta y Patrimonio de 2022 está a muy cerca de finalizar, y aunque todavía quedan algunos días para realizar la declaración correspondiente a los ingresos obtenidos ese año, dejar este trámite para el último momento puede traernos problemas si tenemos que presentarla y nos pasamos de plazo. Es entonces cuando podremos recibir las llamadas cartas del miedo por parte de Hacienda.

Previsiones de la campaña de la Renta

Está previsto que en esta campaña del IRPF se presenten un total de 22.899.000 declaraciones, un 3,4% más que el año anterior. De ese total, se prevé que den derecho a devolución un 60% de ellas (13.600.000, un 2% menos) por un importe estimado de 9.946 millones de euros. En total, la Agencia Tributaria prevé ingresar 16.448 millones de euros, un 5,6% más respecto al ejercicio anterior, mientras que el importe a devolver caerá un 2,4%, hasta los 9.946 millones.

De forma ordinaria, la Campaña de la Renta se prolonga entre el 1 y el 30 de junio, último día para presentar las declaraciones, tanto a ingresar como a devolver. Si bien el plazo en las declaraciones a ingresar con domiciliación bancaria concluirá el 27 de junio. Por su parte, las solicitudes de cita previa, tanto para la atención telefónica como presencial, finalizarán el 29 de junio.

Las cartas del miedo de Hacienda

Pasado este plazo, aquellos que no hayan presentado sus declaraciones y estuviesen obligados a ellos, pueden recibir estas cartas del miedo de Hacienda. En esta carta se notificaría esta demora, reclamando el dinero a pagar, si fuese el caso, así como la correspondiente sanción.

«El importe de las sanciones depende del perjuicio económico» explican desde Legálitas. Es decir, de la cantidad que se dejó de ingresar. Aunque «normalmente la Agencia Tributaria califica las infracciones como leves». Así, el importe de la sanción será el 50% de la cantidad dejada de ingresar por el contribuyente, el cual puede reducirse si prestamos conformidad y pagamos en el plazo concedido. También puede aumentar hasta ser del 150% de la cuota no ingresada.

Posibles sanciones

Si no hemos presentado la declaración de la renta, aun estando obligados a ello, Hacienda enviará una liquidación provisional, conocida como paralela. Obligando a liquidar el resultado de la declaración. Además, podría imponer una sanción de entre el 50% y el 150% de lo que no se ha pagado, indican. Es decir, que si la declaración determinase que debemos devolver 500 euros, recibiríamos una notificación obligando a pagar esa cantidad. Además de una sanción que podría ser de entre 250 y 750 euros.

Además, en las declaraciones a ingresar, se pagará un recargo del 1% del importe, más un 1% adicional por cada mes completo de retraso desde el fin del plazo, si no hay requerimiento previo por parte de Hacienda.

Por otro lado, si la declaración sale a ingresar y no se realiza el pago, se pagará el recargo de apremio de la deuda, que será un 20% añadido del importe principal. Asimismo, si sale a ingresar y la Agencia Tributaria pasa el pago de la autoliquidación, pero no hay dinero en la cuenta del banco, la deuda entraría en vía ejecutiva y se cobraría un recargo. Este recargo sería del 20%, mientras que el recargo reducido es del 10%.

Si quieres recibir mas artículos como este, síguenos en redes: Facebook, Telegram, Twitter, Instagram y Google Noticias.

Eludir el pago de tributos

En el caso de que el contribuyente no la presente para eludir el pago de tributos, además de una infracción, podría enfrentarse a un delito. El cual puede ser con pena de prisión de entre uno y cinco años si el importe de la cuota defraudada excede los 120.000 euros. También «tendría que enfrentarse a una multa del tanto al séxtuplo de la cuantía defraudada». Salvo que hubiera regularizado su situación tributaria, reconociendo y pagando la deuda antes de recibir la notificación por parte de la Administración Tributaria. O, en su defecto, que el Ministerio Fiscal, el abogado del estado o el representante procesal de la Administración interponga una querella o denuncia.

Igualmente, si Hacienda detecta un error en la declaración de la renta, enviará una propuesta de liquidación. Tras lo cual enviará una liquidación provisional, la conocida paralela, además de una posible sanción.

Recuerda que la Agencia Tributaria tiene un plazo de 4 años para iniciar un procedimiento de verificación o comprobación de datos desde el plazo de presentación de la declaración. Si la declaración se presentó fuera de plazo, sería desde la fecha de la presentación.

Tú haces posible este medio

Solo respondemos ante nuestros suscriptores: ante personas como tú que creen que nuestro trabajo importa. Por eso, si crees en este proyecto y en sus valores, pedimos tu colaboración para que podamos seguir siendo independientes. Nuestro objetivo es no depender de publicidad de grandes empresas, para que nuestra información siga siendo accesible y gratuita.

Te llevará menos de un minuto y puedes hacerlo desde Patreon con suscripciones que van desde 1€ al mes.

Aunque parezca una cantidad pequeña, sumada a las de muchas más personas, es lo que hace posible que existamos.

Muchas personas, con pequeñas decisiones, pueden hacer grandes cosas.

Haz posible este proyecto

Tania Esquer Bru

Trabajadora Social
Botón volver arriba