Actualidad

Este es el plazo para renunciar a una herencia

Es un acto irrevocable, que debe formalizarse en escritura pública ante notario

Estos son los documentos imprescindibles cuando se tramita una herencia

Así puedes pagar las deudas de una herencia con los bienes del fallecido

He recibido una herencia: ¿cómo la declaro?


Aunque, de primeras parezca mentira, las renuncias a herencias no han dejado de crecer en los últimos años. De 11.000 en 2007, primer año en que se tienen registros a casi 48.000 en 2019.

Aunque no hay constancia oficial de las causas que llevan a repudiar estos legados, los expertos apuntan mayoritariamente a la imposibilidad de afrontar las deudas, muchas de ellas hipotecarias.

No todo son alegrías al recibir una herencia

Aceptar una herencia lleva implícito disfrutar de unos bienes, pero también asumir unas cargas económicas que no siempre pueden afrontar los herederos.

Y es que, cabe la posibilidad de que cuando se conoce que las deudas son mayores que los posibles beneficios se pueda aceptar la herencia a beneficio de inventario (con los bienes heredados se saldan las deudas que dejó el difunto y con el remanente restante, si queda algo, podrá disfrutarlo el heredero) o rechazarla. En caso de renunciar a ella, hay que hacerlo de forma expresa y ante notario.

Cómo se debe proceder si se quiere renunciar a la herencia

Una vez fallecida la persona, los herederos pueden formalizar el trámite en cualquier momento, porque el Código Civil no establece un plazo para renunciar. Lo que sí advierte es que no se puede hacer hasta que hayan pasado nueve días desde la muerte del causante.

Asimismo, dispone concretamente que nadie puede renunciar a la herencia de una persona viva, es decir, «sin estar cierto de la muerte de la persona a quien haya de heredar y de su derecho a la herencia».

A pesar de que no existe una fecha límite, a efectos fiscales es importante que la renuncia se produzca antes de que prescriba el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que en algunas autonomías el plazo es de seis meses.

Qué ocurre una vez que se renuncia

Si se renuncia a la herencia una vez transcurridos esos seis meses, la ley interpretará esa decisión como una donación al resto de herederos y, por tanto, sujeta al tributo correspondiente.

También tiene carga fiscal la renuncia de una herencia hecha a favor de una persona determinada, antes o después de la prescripción del impuesto.

Una vez realizada la renuncia, ésta es irrevocable; no hay vuelta atrás, excepto si se han producido errores o irregularidades que la hagan nula (vicios en el consentimiento) o cuando aparece un testamento desconocido.

Si la herencia lleva aparejadas deudas o hay acreedores por parte del difunto, cualquier heredero es libre de negarse a recibir lo que le ha dejado.

Sin embargo, hay casos en los que no puede llevarse a cabo esta renuncia. Es cuando se ha hecho algo que signifique la aceptación tácita de la herencia o suponga un perjuicio para un tercero.

Información adicional

Tamara López

Graduada en Trabajo Social. Máster en Educación Social y Animación Sociocultural.
Botón volver arriba