Actualidad

¿Es sostenible el modelo del sector de la hostelería en España?

En breves días el Gobierno creará para un nuevo algoritmo desde la Inspección de Trabajo, para el control de las horas extras


La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha anunciado este viernes que “en breves días” su departamento creará “un nuevo algoritmo desde Inspección de Trabajo para fiscalizar las horas extra” y, sobre todo, perseguir las que no se remuneren.

La vicepresidenta ha incidido en que la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año refleja que cada semana en España se realizan 6,6 millones de horas extraordinarias semanales y 27 millones de horas extra al mes.

De ellas, ha advertido Díaz, el 44 por ciento no se remuneraron, lo que supone cerca de “2,9 millones de horas extraordinarias sin recibir compensación alguna”, ha lamentado. “Esta realidad es inaceptable”, ha subrayado, antes de puntualizar que, sin embargo se trata se la cifra “más baja desde 2011”. “Pero yo no me voy a conformar”, ha asegurado.

Además, se ha referido a la “brecha de género” en las horas extra. Porque la mayor parte de las horas extra las hacen los hombres pero “las mujeres registran una mayor porción de horas no trabajadas”. “Otra misteriosa casualidad”, ha ironizado.

¿Es el fin del sector de la hostelería en España?

Esto ha generado un fuerte debate, en el que muchos hosteleros que han dado su testimonio en busca de contraargumentar las palabras de Yolanda Diaz, han determinado el fin de el sector de la hostelería si se deben pagar estas horas. Evidentemente sus argumentos no han salido bien parados para la mayoría de los ciudadanos. Ya que el hecho de no pagar por un trabajo realizado, es sencillamente esclavitud.

En todo caso, si un sector puede hundirse solo por tener que cumplir la ley, es el momento de replantearse tanto su sostenibilidad como la forma en la que actualmente funciona.

Los problemas de la hostelería en España

Gonzalo Fuentes, responsable de CCOO para Hostelería y Turismo a nivel federal, ha analizado la situación laboral del sector y por qué existe actualmente un problema para encontrar personal que quiera trabajar en hostelería. Fuentes ha argumentado que “no faltan profesionales de la hostelería sino condiciones dignas de trabajo en el sector”.

En la hostelería existe un 30 % de empleos a tiempo parcial, que duplica la tasa del conjunto de actividades y se eleva al 36 % en el caso de las mujeres. Así como un 36 % de temporalidad media, con picos superiores al 40 %. A esto debemos sumarle, según el sindicato, “los altos niveles de fraude en la contratación y unas rentas salariales situadas en el furgón de cola del conjunto de actividades económicas, de forma especialmente significativa entre las mujeres

El añadido de la crisis sanitaria

La crisis derivada de la COVID19 ha ahondado en la precariedad del sector, con un modelo basado en la temporalidad, la parcialidad, la externalización y la alta rotación. Para CCOO, tras la pandemia una parte de la plantilla del sector perdió el empleo y se ha reconvertido profesionalmente en otros sectores productivos.

Además, una parte de los profesionales (sobre todo las plantillas más jóvenes) se ha marchado a otros países para trabajar en el sector turístico, ya que las condiciones laborales son mejores. A ello se añade el encarecimiento de los alquileres en las zonas turísticas y la ausencia de estabilidad por la incertidumbre que ha originado la pandemia.

Los datos de afiliación a la Seguridad Social de la hostelería en España revelan un incremento de 183.583 empleos con respecto al año anterior (+13,77 %), pasando de 1,25 millones en 2020 a 1,33 en el último ejercicio. El mayor aumento de empleo ha correspondido al régimen general, con 180.619 afiliados más (+17,77 %); mientras que el régimen de autónomos ha incrementado su afiliación en 2.964 personas (+0,93%). La mayoría del empleo se ha creado en el subsector de bares, cafeterías, restaurantes, chiringuitos, salas de fiesta y discotecas.

Desde el sindicato subrayan que “es muy significativa la generación de empleo gracias al aumento de la actividad en la industria turística. Aunque aún nos encontramos lejos de los datos de 2019, cuando había 1,51 millones de personas”.

Alternativas viables

Ejemplos como el de Maria Álvarez y su socia Elena García propietarias de una cadena de restaurantes exponen que no es necesario aumentar salarios sino que basta con mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, implantando la jornada de cuatro días, un hito en este sector tan proclive a turnos interminables y sin apenas días de descanso en temporada alta.

Ejes de actuación sindical

Frente a la precariedad en el sector y para el desarrollo de la nueva normativa laboral, desde CCOO han enumerado 10 ejes de actuación sindical, que pasan por:

  • El desarrollo y refuerzo de la estructura de negociación colectiva (incluyendo el impulso a la evolución de marcos provinciales hacia convenios autonómicos)
  • La dignificación de los salarios en el sector, con especial impulso al incremento de salarios mínimos.
  • La reducción de los niveles de temporalidad y parcialidad a través de planes sectoriales por la calidad del empleo.
  • La regulación del contrato fijo discontinuo.
  • Desarrollo de la nueva redacción de los artículos 15 y 16 del Estatuto de los Trabajadores.
  • La limitación de las externalizaciones de actividades troncales.
  • La garantía de aplicación del convenio de hostelería.
  • La inclusión de los “riders” en los convenios territoriales.
  • La apuesta efectiva por la salud laboral, la igualdad, la formación y la recualificación.
  • Impulso a los protocolos sanitarios del ICTE y los proyectos “Tarjeta profesional de Hostelería” y “Hoteles laboralmente responsables”.

En definitiva, el sindicato hace una apuesta por “un empleo de calidad, fomentando la estabilidad, la formación y el relevo intergeneracional que sirva de palanca para el cambio hacia un nuevo modelo productivo y que ponga la economía al servicio de las personas, en condiciones de igualdad, derechos, bienestar y sostenibilidad ambiental”.

Tania Esquer Bru

Trabajadora Social
Botón volver arriba