El Sello Social, un posible incentivo para la contratación de perceptores del ingreso mínimo vital

  •  
  •  
  •  
  •  

Desde el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, se plantea instaurar una bonificación para aquellas empresas que contraten a personas perceptoras del Ingreso Mínimo Vital (IMV).

Dicha bonificación, denominada “sello social”, tendría como propósito evitar que de esta prestación surja economía sumergida, fraude y que los perceptores del IMV puedan reincorporarse al mercado laboral.

Nueva normativa

Para ello, se está dando forma a una nueva normativa para potenciar la implicación de las empresas en la contratación de perceptores del IMV. Desde el Ministerio pretenden regular las condiciones que deben cumplir las empresas para ser distinguidas con la denominación de «Sello Social». Lo que les permitiría acceder a ciertos beneficios administrativos y fiscales.

Estos beneficios serán indirectos a través de mejoras fiscales. Las cuales están aún por determinar, entre ellas se plantean: compensaciones en las cotizaciones sociales de los trabajadores que reciban el IMV y grados de preferencia en los sistemas de contratación con las administraciones públicas para las empresas que obtengan este distintivo.

La condición de figurar como beneficiario del IMV en el momento de su contratación, servirá a los efectos de cómputo del porcentaje de preferencia que tengan las empresas a la hora de contratar con las administraciones.

Acreditación similar

Se asemeja, por ejemplo, a la acreditación de “persona en riesgo de exclusión social”. Que se tramita a través de los Servicios Sociales y el Servicio de empleo. La cual permite cierta preferencia a la hora de acceder a un empleo, cursos, prácticas o servicios de orientación laboral.

Como ya hemos mencionado, esta normativa, aun no definitiva, están aún por determinar muchos aspectos que por ahora desconocemos. Por lo que tendremos que esperar para averiguar todos los detalles.

Una medida no exenta de polémica

Aun así, podemos prever cierta polémica una vez se instaure este sistema de bonificaciones a través del sello social. Ya que, no deja de suponer un cierto perjuicio para encontrar empleo para aquellas personas que no perciban el IMV, pero necesiten un empleo, por ejemplo.

Además, esta medida tendría que ir acompañada de ciertos servicios relacionados y también necesarios, tales como: un seguimiento personalizado desde la orientación laboral, proporcionar herramientas básicas para la búsqueda de empleo, asesoramiento en materia de formación y salidas laborales, etc.

Un planteamiento interesante

Aunque es cierto que, si se plantea bien, supondría un recurso interesante para aquellas personas en situación de necesidad que tengan que recurrir a esta prestación para subsistir. Ya que, en la gran mayoría de los casos, siempre se prefiere y se busca volver al mercado laboral.

El Ministro José Luis Escrivá afirmó hace unos días que esta normativa estará lista de forma inminente. Por lo que estaremos atentas para informar de todos los pormenores.

Tamara López

Sobre Tamara López

Graduada en Trabajo Social. Máster en Educación Social y Animación Sociocultural.


  •  
  •  
  •  
  •