Actualidad

Cuidado con los conceptos al enviar Bizum, pueden darte problemas con el banco

Cuando realizamos una transacción a través de Bizum, a la hora de enviar el pago, podemos poner un concepto del mismo para que el receptor sepa la razón del dinero que recibe, y es aquí donde se están dando problemas

Me han estafado a través de Bizum ¿Qué puedo hacer?

He enviado un Bizum y me he equivocado, ¿lo puedo cancelar?

La Guardia Civil alerta sobre una nueva estafa con Bizum que llega desde Whatsapp


El servicio de pago rápido de Bizum está ganando cada vez más adeptos, sobre todo entre el público joven, que ven en la aplicación una forma enviar y recibir pequeños pagos de forma rápida y sencilla. Sin tener que acudir al efectivo, algo que se está intentando evitar en tiempos de pandemia.

Aunque Bizum limite la cantidad de recepciones de este tipo de pagos. Lo cierto es que una persona común que reciba pocos pagos al mes no va a tener ninguna dificultad, y la gente joven va a seguir disfrutando de un servicio que les otorga muchísima más seguridad, mientras pagan de manera más fácil.

Cuando realizamos una transacción a través de Bizum. A la hora de enviar el pago, podemos poner un concepto del mismo para que el receptor sepa la razón del dinero que recibe, y es aquí donde se están dando problemas.

La problemática de los conceptos que se usan en Bizum

Al ser una operación entre dos personas directamente, (generalmente amigos o al menos que figuran en nuestra agenda de contactos) es frecuente que, dada la privacidad de la operación, en el concepto por el pago se usen expresiones chistosas o disparatadas.

Sin embargo, no se debe abusar de este tipo de bromas ya que pueden hacer saltar las alarmas por parte de las entidades bancarias. De hecho, de acuerdo con la normativa 10/2010 de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo los asuntos de Bizum referidos a este tipo de delitos alertarán al banco.

«Esa normativa obliga a entidades como bancos, comercios, medios de pago y demás a vigilar transacciones que puedan ser sospechosas de blanquear o financiar terrorismo. Como son millones las que se realizan, aplican automatismos para detectar patrones o palabras clave, y todo lo que suene raro tiene que generar una alerta, ser comprobado y si es el caso, comunicado a las entidades correspondientes».

«Por tanto todos los mensajes de broma de ese tipo que se ponen en pagos de Bizum o en general, tienen potencial de generar una alerta, llamada al cliente y comprobación del supuesto».

Departamentos para detectar fraudes

Existen pues, departamentos para detectar fraudes y por lo general cuando un concepto puede inducir a que se está practicando alguna actividad ilegal. Estos departamentos contactan con la persona para preguntar más detalles y evitar que se cometa una posible ilegalidad.

Frases como «Por la cocaína», «Gracias por el riñón», «Plutonio apto para armas» o «Armas para la lucha santa en Siria» fueron algunos de los asuntos que llevaron a las entidades bancarias a tener que iniciar un proceso de investigación.

En España existe el SEPBLAC (Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias) como organismo que se encarga de controlar las transferencias, pero la responsabilidad por ley es de cada banco o servicio de pagos.

Un asunto muy serio para el banco

Se trata de un serio asunto por el que los bancos pueden llegar a perder su licencia en caso de no aplicar las medidas necesarios.

A finales de 2020, el exdirector de ING fue procesado por el escándalo de blanqueo de capitales debido a que bajo su mandato se mostró que «se habían hecho enormes recortes extremadamente dañinos para el departamento que lucha contra el blanqueo de dinero desde que Hamers se convirtió en director ejecutivo en 2014» y se «ignoró alertas de su director de riesgos, entre otros, allanando el camino a la influencia de clientes lucrativos, pero criminales”.

Información adicional

Tamara López

Graduada en Trabajo Social. Máster en Educación Social y Animación Sociocultural.
Botón volver arriba